• Junto con esta retrocompatibilidad, Microsoft reveló otras características de su nueva Xbox Series X

  • Entre ellas, la capacidad para poder resumir múltiples juegos de una forma más rápida y dinámica

  • También se espera que los usuarios puedan alcanzar hasta 120 frames por segundo en algunos títulos

Una de las grandes molestias en el mundo del gaming es la retrocompatibilidad de los juegos. Y es que, con cada nueva consola, es muy probable que viejos títulos no se puedan volver a utilizar en nuevos equipos. Esto, ya sea por la incompatibilidad de formatos de lectura o solo porque las empresas no se dedican a asegurar que los títulos funcionen igual de bien en sus aparatos más nuevos. Pero esto aparentemente no sería un problema para la próxima Xbox.

De acuerdo con The Verge, Microsoft acaba de dar dos anuncios importantes sobre cómo va a interactuar la Xbox Series X con juegos más viejos. De inicio, apuntó que los usuarios deberían poder usar todos los títulos de previas generaciones de consolas. Esto incluye desde la Xbox original hasta la 360 y la One. En una publicación de blog, se dijo que el dispositivo incluso va a incrementar el nivel de resolución y fidelidad de la imagen sin trabajo de los desarrolladores.

A eso se le debe sumar la introducción de la plataforma Smart Delivery. Este sistema permitirá a los desarrolladores convertir sus nuevos juegos en “apps universales”. La tecnología ayudará a que los usuarios puedan jugar la mejor versión de cada título, sin importar si lo corren en la Xbox One o en la Series X. Se trata de una característica adicional, pero Microsoft asegura que se va a utilizar en todos los proyectos exclusivos que haga. Entre ellos, el nuevo Halo Infinite.

Más información nueva en el mundo del gaming

Esta noticia se suma a otras novedades en la industria de los juegos de video para las últimas semanas. Hace unas semanas, el esperado One Punch Man: A Hero Nobody Knows nuevos personajes para su roster. Xbox aprovechó esa misma semana para decir que ni PlayStation ni Nintendo serían sus competidores en el futuro. Por otro lado, un directivo de Activision Blizzard compartió algunos planes de su empresa con Netflix, para una serie sobre Diablo y Overwatch.


Notas relacionadas


También el tema de la compatibilidad es una discusión frecuente en la industria del gaming. La semana pasada, Google anunció que iba a llevar su sistema Stadia a teléfonos de Asus, Razr y Samsung. Una de las grandes ventajas que Sony presume para su PlayStation 5 es la forma que puede reproducir video en 8K. Y de hecho, ya se había rumorado antes tanto la habilidad de retrocompatibilidad del Xbox Series X como la de su principal rival para esta generación.

Un punto a favor para los juegos en Xbox

La industria del gaming, aunque creciendo a pasos acelerados en términos generales, no se ve muy positiva para el sector de los juegos en consolas para los próximos años. De acuerdo con Research and Markets, se espera que este segmento solamente aumente a una tasa de 4.11 por ciento anual promedio entre 2018 y 2023. Un nivel comparativamente menor al resto del mercado. Según Mordor Intelligence, todo el segmento subiría a 12 por ciento anual promedio.

Hay varias razones detrás de este fenómeno, pero se le puede atribuir la “culpa” a formatos de móvil. Los juegos en smartphones y tablets han crecido como la espuma porque les permite a las personas entretenerse sin dedicar dinero adicional a otro dispositivo. Para quienes quieren realizar una inversión significativa en gaming, probablemente invertirán en PCs y emuladores de alta calidad. Así que las consolas están en un punto más o menos complejo a corto plazo.

En este sentido, la decisión de apostar por la retrocompatibilidad extrema de las nuevas consolas del mercado es una gran estrategia. De esta forma, los consumidores podrán tener una biblioteca más grande de juegos. Esto, sin realmente requerir una inversión adicional de parte de los consumidores o las compañías. Y cuando se tienen más opciones, es probable que se pueda retener al público durante un poco más de tiempo en el mediano y largo plazo.

Regístrate a nuestro newsletter