Cuando tomas tu mando, enciendes tu consola y te sientas en el sofá para relajarte, jugar con amigos, competir en línea o simplemente divertirte, se puede decir que estás en un ambiente seguro… Hasta que te encuentras con las microtransacciones.

No hay nada más doloroso para un gamer que ver una opción dentro del juego a la que no puedes acceder a menos que pagues por ello, y por si no las conocías, las microtransacciones vienen en diferentes especies.

¿Quieres monedas del juego? Debes pagar, ¿quieres jugar con un nuevo personaje? saca los billetes, ¿estás ansioso por obtener a los mejores futbolistas en FIFA 20? Entonces abre tu cartera, porque esto se va a poner interesante.

Las microtransacciones son aquellas opciones de compra dentro del juego que te requiere dinero real, ya sean monedas, créditos, puntos, hasta personajes y contenidos extra a los que se le conoce como DLC.

El negocio de pagar por un contenido dentro del juego es una verdadera tortura para los gamers, pero para las empresas es un negocio millonario, y el ejemplo más brutal de ello es Electronic Arts (EA) con el videojuego FIFA.

Pues de acuerdo con un resultado financiero de EA, la compañía facturó cerca de 2,241 millones de dólares durante el 2019, únicamente en Live Services, es decir, transacciones dentro del juego, mientras que para las ganancias del título completo, reportó ganancias por 719 millones.

Esto sucede en los juegos que resultan por ser los “más famosos” como Fortnite, Apex Legends, League of Legends, FIFA 20, Clash Royale, Pokémon Go, etc, la lista podría ser casi interminable.

Se trata de una locura, pues si el usuario ya pagó por un videojuego, cuyos precios rondan entre los 800 y 1,500 pesos mexicanos, lo más frustrante es que para obtenerlo todo, además de ese dinero inicial, debes desembolsar un poco más.

Y si existe una forma de derrotarlo, es dejar de gastar en esas microtransacciones, y posiblemente los desarrolladores comprendan el punto… Aunque lo dudo mucho.

Regístrate a nuestro newsletter