Muchas personas, se ponen como propósito enamorarse de alguien con quien compartir el resto de su vida. Sin embargo, si tu no has encontrada a tu media naranja puede que te des cuenta que lo mejor es no hacerlo.

Verás, es cierto que cuando conoces a una persona y empiezas una relación puede parecerte mágico. Esto es culpa de algunas hormonas que secreta nuestro cerebro y nos hacen creer que el mundo es color de rosa.

Efectos del enamoramiento:

Una es la dopamina que se libera en esta fase de enamoramiento y esta ligada al placer, se encarga de regular las motivaciones y deseos y es el motor que nos hace repetir patrones de conducta que nos han dado placer antes y rechazar las que nos disgustan.

Otra es la Oxitocina, que de acuerdo con Mayo Clinic nos ayuda a modular las interacciones sociales y la emoción, asegura que esta se libera cuando somos amables.

Entonces imagina que ya tenemos la dopamina alta por una persona, y el mundo nos parece bueno y feliz. ¡Claro que vamos a querer ser mejores persona! y es cuando la Oxitocina entra y estas dos empiezan a hacer fiesta e invitan a otras amigas llamadas Vasopresina y Noradrenalina.

La primera nos hace querer ser fieles a esa persona y la segunda trabaja como neurotransmisor que nos hace caer en el estado de enamoramiento, la organización Scielo señala el uso de esta última en antidepresivos en un estudio por Jorge Téllez Vargas.

Pero al igual que todas las cosas buenas, este estado debe llegar a su fin y una vez que pasa la novedad de la relación vuelves a tu estado habitual y es cuando algunos problemas pueden surgir.

Riesgos de la salud al enamorarte:

INTERprotección asegura que enamorarse puede afectar nuestra salud, por lo que después de leer estas consecuencias tal vez decidas adoptar gatos y alejarte de las relaciones.

·Las relaciones pueden desarrollar tensión intenso e inesperada derivada de un corazón roto. Este padecimiento se conoce como Miocardiopatía por estrés y se presenta cuando pierdes a un familiar o sufres por amor.

·Algunas personas pueden desarrollar un desorden Obsesivo-compulsivo, en el que los recién enamorados sufren síntomas de este desorden, como compulsión por lavarse las manos.

·El exceso de adrenalina en el torrente sanguíneo cuando se presenta una ruptura amorosa es otro problema, pues la sangre tiene 3 veces la cantidad de adrenalina que alguien que sufre un ataque cardíaco.

·También puedes presentar estrés físico ante una ruptura, entonces el músculo cardíaco se resiente y se debilita hasta el punto en que ventrículo izquierdo adquiere una forma cónica.

·Por último, la pérdida de peso es algo muy común en algunas personas pues al enamorarse el cuerpo genera diversos cambios en la manera de ingesta alimenticia. Cuando llega el momento de la ruptura la pérdida de apetito es muy normal y es cuando llega la pérdida de peso.