Si eres de los que se ponen el reto intenso de sobrevivir la quincena con 200 pesos o menos, tenemos buenas noticias para ti, pues Factor Nueve te ayudará a que comiences a ahorrar y dejes de cerrar el mes comiendo sopas instantáneas.

Aunque el hábito del ahorro no es sencillo de hacer, los beneficios son muchos, y únicamente se trata de imaginarse las metas realizadas para hacerlo más sencillo.

Además, de acuerdo con la Procuraduría Federal del Consumidor, solo el 30% de los mexicanos que ahorran, lo hacen a través de medios informales como tandas, guardaditos o alcancías.

Por lo que antes de que te arrepientas de más adulto por no haber ahorrado lo suficiente, aquí te van 10 consejos prácticos para que comiences a llenar el cochinito.

  1. Haz un plan de gasto mensual, enlista los fundamentales y los opcionales, así sabrás cuánto puedes ahorrar al mes.
  2. Evita confundir las necesidades con los deseos, ayuda mucho a evitar compras innecesarias ¿realmente necesitas esos audífonos con forma de gato de $500?
  3. No hagas los famosos “gastos hormiga”, aquellos que son pequeñas cosas de coste bajo pero frecuentes, como un café diario, galletas, chicles, etc.
  4. Establece metas de ahorro, pueden ser semanales, mensuales o bimestrales, ponte un objetivo de ahorrar por ejemplo, $500 a la quincena y etc.
  5. Antes de abrir una cuenta de ahorro, toma en cuenta si la institución te pide manejo de cuenta al mes, mínimo a mantener o límite de depósitos.
  6. Si esta institución cuenta con sucursales cerca de ti es mejor, así podrás meter dinero de ahorro sin gastar de más.
  7. Si puedes ahorrar gastos mensuales mejor, por ejemplo disminuir la cantidad de canales que tienes en casa, reducir el plan de pago de Netflix, Spotify, PS Plus, Xbox Live Gold y etc.
  8. Evita comprar cosas a meses, pues además de que es posible que lo que compres sea mayor a lo que ganas, así evitarás pagar mucho tiempo algo que posiblemente ya no uses o que quedará obsoleto a los 6 meses.
  9. Si existen planes de pago compartidos aprovéchalos, como suscripciones familiares a algún servicio o que puedas pagar con amigos, así seguirás disfrutando tus servicios sin limitarte mucho.
  10. Aprovecha las modalidades de los bancos. Algunos tienen la opción de limitar cierta cantidad de dinero de tu tarjeta, por ejemplo al día limitar el gasto a 300 pesos, y en caso que quieras hacer más, deberás desbloquearlo con tu institución. Una buena técnica para que sepas cuándo es tu límite al día y no puedas hacer mucho al respecto.

Regístrate a nuestro newsletter