Para resolver el problema de la contaminación de plástico, las marcas tienen tres opciones

El plástico es, sin lugar a dudas, uno de los materiales sintéticos más dañinos para el medio ambiente, cuyos efectos ya están observándose en todo el mundo

0
319
agua alcalina
imagen: bigstock
  • Se estima que actualmente hay fragmentos de plástico en prácticamente todas las costas del planeta

  • Diariamente, unas ocho millones de piezas de este material llegan a los océanos

  • Entre el 60 y 90 por ciento de los restos que flotan en el mar, están compuestos de estos polímeros

Una de las grandes preocupaciones del mundo debería ser el medio ambiente. Y con buena razón: sin un planeta Tierra habitable, la humanidad serían incapaz de vivir. Así que, mientras el ser humano no pueda huir a otros mundos, su lugar de origen es su única opción. Por esta razón, se ha puesto muy de moda el cuidado ecológico. Entre los retos más preocupantes, está la proliferación del plástico. Uno de los materiales más usados por todo ser humano.

La problemática del plástico es una de las más graves en cuestiones de medio ambiente. De acuerdo con SAS, se estima que la población global genera unas 320 millones de toneladas del material año con año. Para 2034, esta cifra sería del doble. Como las productoras más grandes de este material, las marcas son un factor crucial para solucionar el problema. Pero, ¿cuáles son sus opciones? Un estudio de PA Consulting sugiere tres posibles vías de acción:

Reducir el uso de plástico

Se trata, con facilidad, de la opción más sencilla y fácil para las marcas: reducir el uso de plástico poco a poco. Hay varias formas de abordar este reto. Primero, se pueden hacer cambios estructurales a los paquetes, haciéndolos menos densos o pesados (y por lo tanto, con menor cantidad de este material). También es posible reemplazar algunos elementos importantes del empaque con otros recursos, más sustentables, para reducir el impacto.

El problema de este acercamiento a la reducción de plástico es lo limitado de sus resultados en el corto plazo. Ciertamente cualquier ayuda es buena, pero este tipo de cambios se suelen hacer de forma incremental. Es decir, no habrá grandes cambios notables en el futuro próximo. Además, a largo plazo el problema persiste. Se genera material contaminante que permanece en el ecosistema por años. Aún si se produce de poco a poco, rápidamente va sumando.

Desarrollar mejores polímeros

Hay muchas malas prácticas en la producción y generación de plástico en el mundo. Hay varios tipos de materiales que podrían reciclarse y eliminar de los basureros. Sin embargo, no se presta suficiente atención a cosas como pinturas (que pueden contaminar incluso si se recicla un empaque) y combinación de materiales reciclables y no reciclables. Mejorar este tipo de situaciones mejoraría mucho el panorama medioambiental del planeta en el corto plazo.

Sin embargo, estas medidas tienen la desventaja que dependen mucho de la acción de los consumidores mismos. Las compañías no solo deben crear plástico que sea más fácil de reciclar y reutilizar. También es indispensable que las personas aprendan cómo deshacerse correctamente de estos empaques y materiales. Precisamente porque se necesita una educación masiva de la población, podría ser un gran problema en el corto y mediano plazo.

Abandonar por completo el plástico

Esta solución es, sin lugar a dudas, la más ambiciosa y efectiva de todas. Si se deja de utilizar estos materiales, simplemente se detiene el incremento en los niveles de polución. En cambio, el mundo puede empezar a trabajar en reducir los contaminantes que ya están presentes en el ecosistema. Con el tiempo, si se ejecuta una estrategia radical y a conciencia, se puede revertir el estado del planeta de forma que parezca que nunca un problema para empezar.

Sin embargo, es también la respuesta más irreal de las disponibles. Hay algunas industrias que simplemente no pueden distribuir masivamente sus productos sin el uso de plástico. La mejor situación sería reemplazar el uso de este material en algunos usos y casos. Sin embargo, no es posible, al menos no todavía, llevar a cabo un reemplazo absoluto de estos recursos en todas las unidades de negocio. Así que, aunque ideal, no es todavía algo posible de realizar.