• De acuerdo con Fool, al menos en Estados Unidos, el 45 por ciento de las personas tienen trabajos secundarios

  • Esta tendencia es más común entre millennials, donde casi la mitad tienen al menos dos plazas

  • Los baby boombers son los que menos practican esta técnica, con menos de tres en cada 10 personas de este grupo

La vida laboral es compleja, sin importar en qué industria o carrera se desempeñen la gente. No solo es difícil encontrar una empresa donde se tenga una plaza bien pagada y un ambiente ideal para crecer. También hay prestaciones o facilidades como el home office que son una gran ventaja para muchos individuos que viven lejos de sus trabajos. Por supuesto, está también el reto de siquiera superar la entrevista laboral y siquiera conseguir la posición.


Notas relacionadas


Pero si hay algo que está en la mente de prácticamente todas las personas, es la el pago por sus servicios y sus trabajos. De acuerdo con Statista, la remuneración promedio por trabajador es radicalmente distinta según la industria en la cual se desempeñan. Según Inequality.org, hay una gran diferencia entre el dinero que ganan los extremos más ricos y pobres de la sociedad. A eso se le debe sumar el doloroso problema de la brecha de género, que describe la AAUW.

Así pues, si bien hay muchos individuos que están en trabajos muy bien pagados y no tienen que preocuparse por nada, hay quienes siempre requieren más dinero. Pero si ya se tiene una plaza de tiempo completo, puede ser bastante difícil encontrar otro lugar donde alguien pueda desempeñarse. Pero de acuerdo con Entrepreneur, hay cinco trabajos que casi todos pueden realizar en fines de semana u ocasionalmente para mejorar sus ingresos y su vida diaria:

Bartender: Uno de los trabajos secundarios más pesados

Si bien en teoría podría parecer una labor relativamente sencilla, este rol es mucho más difícil de lo que parece. De inicio, no basta con que las personas tomen un par de cursos para saber cómo preparar tragos. Por lo general tienen que ir escalando en experiencia y confianza con los dueños de los bares, a veces desde la posición de mesero. Sin embargo, eventualmente se convierte en una actividad muy provechosa, gracias a un salario decente y buenas propinas.

Embajadores de marca: Opciones para quienes aman a una empresa

Por lo general, estos trabajos son bastante sencillos. Trata básicamente de hablar son pasión a otras personas sobre las bondades de un producto, un servicio o una empresa como un todo. Sin embargo, el truco está en realmente poder transmitir esta intensidad a las personas. De lo contrario, no se podrán conseguir tan buenos resultados. Pero para quienes son verdaderos fans de una compañía y su trabajo no está mal ser pagado por algo que se podría hacer gratis.

Asistentes en planeación de eventos: Trabajos llenos de presión y experiencias

Cualquier persona que esté en cualquier industria que requiera organizar fiestas, congresos o similares sabe que no se trata de algo fácil. Por eso, este tipo de plazas siempre están en demanda. A eso se le debe de sumar que, aparte de una paga bastante decente, se puede tener un espacio para realizar networking y conectar con otros expertos interesantes. Eso sin contar la vivencia de primera mano, detrás de bambalinas, que no deja de ser emocionante.

Participante en focus group: Tareas fáciles y rápidas

Ésta es sin duda una de las formas más sencillas de generar dinero. Esto es porque muchas empresas buscan a consumidores regulares para probar productos y dar sus opiniones sobre ellos. Además de ser trabajos relativamente bien pagados, por lo general no suelen ser muy exigentes ni restrictivos, según la industria. Y está el chance de probar cosas antes que nadie.

Entregas de productos y alimentos: Los trabajos más comunes

Finalmente está la vieja confiable. El mercado de la logística y de las entregas siempre está en busca de personas que puedan llevar cosas de un lado a otro. Con la prevalencia de apps como Uber Eats, Rappi, Didi Food y otras, es más fácil que nunca poder aspirar a un puesto en esta industria. Uno que además se puede llevar a cabo con la frecuencia e intensidad que se desee, sin tener que poner en riesgo la plaza o actividad laboral principal de ninguna forma.

Regístrate a nuestro newsletter