• Según 99 firms, hay entre 12 y 24 millones de comercios ecommerce en todo el mundo

  • Ocho de cada 10 consumidores confían en recomendaciones de amigos y familiares al comprar en línea, en cifras de Oberlo

  • Kinsta señala que el método de pago más frecuente, a escala internacional, es la tarjeta de crédito

El ecommerce es muy popular entre los consumidores. A muchos les gusta porque les permite conseguir grandes ofertas en ciertos productos. Para otros, su principal atractivo es el poder adquirir bienes comunes desde la comunidad de su casa. Sin importar la razón, por algo es un mercado valuado en tres mil 453 millones de dólares (mdd), de acuerdo con Statista.

Para las compañías emergentes, Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs) o startups, el ecommerce también tiene ventajas particulares. De acuerdo con Salvador Briggman, permite a estos negocios obtener datos de sus visitantes y compradores. Unleashed señala que también les da la oportunidad de recortar gastos operativos. Además, Bizcommunity asegura que les da a estos emprendimientos un flujo de ingresos estable en el corto plazo.

Al mismo tiempo, entrar al ecommerce desde una compañía establecida puede ser complejo. The Balance reafirma que no es lo mismo crear un sitio de comercio electrónico a preparar la organización para este mercado. Otros agentes apuntan que es complejo desarrollar un modelo de ingresos sustentable a largo plazo. Por ello, es mejor que la empresa nazca ya con una inclinación hacia esta industria. Según HubSpot, esto se logra con cuatro sencillos pasos:

Definir el giro de la empresa

Para tener una buena estrategia de ecommerce, no basta con abrir un portal en línea y empezar a vender lo primero que se venga a la cabeza. Los nuevos negocios deben analizar con cuidado si hay una necesidad entre el público, cuál es la audiencia objetivo, etcétera. De lo contrario, se puede llegar al fracaso mucho más rápido de lo que se podría creer.

Tener lista una inversión inicial

Cualquier empresa necesita comenzar con un fondo de gastos para poder afrontar las necesidades de negocio. No importa si una compañía vaya a entrarle al ecommerce o no, pocos emprendimientos son inmediatamente rentables. Incluso si lo fueran, se necesita tener un fondo para afrontar los costos iniciales de producción, envío, mantenimiento, etcétera.

Establecer canales de contacto y difusión de ecommerce

Para que una compañía pueda tener éxito en el ciberespacio, necesita darse a conocer. Una página de blog o tener presencia en redes sociales pueden ser canales muy efectivos para crear ruido alrededor del nuevo negocio. También es imprescindible que las personas tengan un correo electrónico o algún otro método con el que los clientes puedan ponerse en contacto.

Adquirir herramientas para automatizar las ventas

En un principio, un negocio ecommerce podría tener que procesar cada compra manualmente. Es decir, registrar cada pedido, asegurar que llegue a la locación correcta, y procesar el cobro. Pero si se quiere escalar el negocio, este flujo debe poder hacerse de forma independiente. En este sentido, es conveniente revisar qué herramientas o software pueden ayudar a esta meta.