En ocasiones nuestra alimentación no es del todo sana, sin embargo si consideramos que algunas cosas nos pueden hacer mucho daño y las consumimos con moderación. Pero algunos alimentos pueden dañar nuestro cerebro sin que nos demos cuenta.

Piensa dos veces antes de comer alimentos fritos

De acuerdo con una publicación de Terry Davidson, nutriólogo especialista, en la revista Neurology, cuando cocinamos, el aceite vegetal de convierte en otras formas de grasas saturadas, lo que ayudan al colesterol a ubicarse en las arterias.

Pero una vez fritos, los alimentos destruyen las células nerviosas del cerebro, deteriorando la capacidad de aprender o retener nueva información, y aunque hay aceites más peligrosos que otros, el de girasol es de los más tóxicos.

Te recomendamos ¿Por qué es importante reducir el consumo de sal?

“Comer en exceso alimentos no saludables puede conducir al sobrepeso pero mirando más allá, hemos encontrado un enlace preocupante entre una dieta rica en grasas saturadas y las enfermedades relacionadas con el cerebro” añadió el especialista.

Cuidado con el azúcar añadido

Con base en un estudio publicado en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA),el consumo a largo plazo de azúcar puede dar una gran cantidad de problemas neurológicos.

El estudio sentenciaba que las personas que consumieron entre el 17 y el 21% de calorías en azúcar, presentaban un alto riesgo de morir por enfermedades cardiovasculares.

No olvides leer Conoce los beneficios de estos ingredientes naturales

Olvida la comida rápida

Posiblemente ya hayas escuchado que la comida rápida no sólo daña tu cuerpo, sino también al cerebro, ya que este tipo de alimentos provoca un cambio de química en el cerebro que provoca síntomas como la abstinencia, ansiedad o depresión.

Además, la fast food también afecta la producción de dopamina, la hormona encargada de hacer las funciones cognitivas como el aprendizaje, la motivación o la memoria.

Por lo que el abuso de estos alimentos no sólo puede causar obesidad o problemas del corazón, sino también dañar tu cerebro.

Regístrate a nuestro newsletter