Victoria’s Secret, ¿verdadera inclusión o estrategia de marketing?

Victoria’s Secret busca darle un cambio a su marca, ¿es una verdadera muestra de inclusión o una estrategia de marketing para posicionarse de nuevo en el mercado?

Hace unos días la prestigiosa marca Victoria’s Secret anunció que dará un giro en su target, ampliando sus productos a más mujeres y tallas, además de contar con nuevas embajadores de la marca, dejando a un lado a los ángeles, así como a la idea estereotipada de la perfección en las mujeres.

Imagen: bigstock

Victoria’s Secret se fundó en 1977 por Roy Raymond, pero no fue hasta 1990 cuando la marca se posicionó en el número uno en cuanto a ventas de lencería para dama en los Estados Unidos. Más tarde creció aún más con la implementación del famoso Show de moda de Victoria’s Secret. Que a través del tiempo se volvió más popular y contaba con artistas de talla internacional, los cuales interactuaban con las modelos, siendo en su momento algo muy innovador y que gustaba mucho al público. Sin embargo, desde el 2018 el Show se canceló, dejando en el aire muchas incógnitas sobre la empresa.

¿Por qué es tan importante el show y qué ha aportado a la sociedad moderna?

El Show de victoria’s Secret era una muestra de la idealización pura, los cuerpos perfectos y esbeltos de mujeres que caminaban a lo largo de la pasarela, creaban en el imaginario social estadounidense, y más tarde del mundo entero, la idea de la belleza. Con cuerpos prácticamente fuera de lo común.

El primer show fue en 1995 y así se llevó año con año hasta el 2018 cuando se decidió suspender el show, ¿la razón? Tan sólo en el 2017 tuvieron 5 millones de espectadores y en 2018 bajaron a 3 millones. Esto como consecuencia del manejo de la empresa, así como varios conflictos internos, escándalos por parte de sus directivos, denuncias de acoso y racismo por parte de los modelos; todo esto fue llevando a la empresa al hundimiento.

Sin embargo, el show de Victoria’s Secret es parte de la cultura pop y su magnitud era tal que artistas y celebrities del momento se daban cita año con año en este inmenso desfile, y no hay por qué negar que nos regalaron momentos increíbles y presentaciones musicales invaluables. Solo el pensar ver a esas mujeres lucir lencería de la forma en que los Angeles lo hacía, era algo único dentro del mercado y que evidentemente comenzó a permear en la mente de los consumidores. Peero … tenemos que ver más allá y los estragos que este desfile causó en la sociedad, sobretodo en las mujeres.

Los ángeles de Victoria’s Secret marcaban tendencia en el mundo de la moda, eran un referente de la belleza, la sensualidad y la perfección. Estándares por cierto altos y casi imposibles de alcanzar para el resto de las que no forman parte de ese grupo. Y no, no es que el cuerpo de aquellos modelos sea imposible, solamente es un privilegio, pues mucho tiene que ver su genética, sumado al dinero y tiempo que tienen para cuidar de si figura.
Sería complicado pensar en una mujer ama de casa, que trabaja, lava, trapea y cuida a sus hijos y que le de tiempo de ir al gimnasio, el spa o hacer una rutina entera de skincare. Es por eso que debemos hablar de mujeres privilegiadas.

El infierno dentro de victoria’s Secret

Dentro de la empresa comenzó a suceder conductas detestables por parte del ex CEO de la marca, Ed Razek . La primera en exhibir el acoso por parte de Ed fue Bella Hadid y desde ese momento se sumaron más de cien modelos, logrando destituir a Razek de su cargo.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Bella 🦋 (@bellahadid)


La presión dentro de pasarelas es tal que los modelos se someten a exigentes rutinas de ejercicio y alimentación. Es absurdo pensar tan solo en las medidas que estas mujeres deben de tener. 86 cm de busto, 61 cm de cintura y 86 cm de cadera, como si fueron barbies humanas o un producto más que comercializar y si no cumple con las revisiones, prácticamente están descartadas.

Por fortuna, las ideas cambian y la sociedad poco a poco comienza a exigir más compasión y amor hacía ellos mismos, parte de esto es el Body Positive, en el que hemos visto cómo la aceptación está por enfrente antes que la vanidad. Comprender que la belleza va más allá de los números, que existen diferentes tipos de cuerpo y está bien.

Estamos en un cambio constante, aprendemos de nuestros errores. Seguramente millones de mujeres han padecido algún trastorno alimenticio, muchos causados ​​por figuras como las modelos de Victoria’s Secret, pero ahora, es momento de un cambio, de poner en práctica lo aprendido y parece que la marca lo está entendiendo.

Victoria’s Secret está atendiendo el llamado social, eso o intenta desesperadamente no morir en el rezado y olvido.

Victoria ‘Secrets ¿apuesta por un cambio o solo es una estrategia de marketing?

Partamos de la idea de lo femenino y lo sensual. Victoria ‘Secret es la imagen de lo sensual, y por eso mismo no ampliaban su gama de tallas, o creaban sostenes para maternidad, ni mucho menos celebraban el día de la madre, ¿por qué? porque eso no es sensual para la marca. Y aunque en un acto desesperado por seguir en el mercado lanzaron sujetadores deportivos, aunque estos no están exactamente lo que la marca representaba.

Sin embargo, todo parece indicar que habrá un giro dentro de la empresa y apostarán por algo completamente diferente. Ampliando su gama no sólo de prendas, pensémoslo como su ideología misma. Por fin, miraron a otro tipo de mujeres, cuerpos y todo lo que ellas representan.

Las nuevas embajadoras de la marca serán: La actriz y activista Priyanka Chopra Jonas ; la capitana del OL Reign de Washington y mejor jugadora de la FIFA (2019) Megan Rapinoe;  Valentina Sampaio , la primera mujer transgénero que aparece en Sports Illustrated; Paloma Elsesser modelo de talla grande que ha trabajado para marcas como Nike y Fenty Beauty; y Adut Akech , nombrada la modelo número uno en los Industry Awards de Models en el 2019.

 

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Adut Akech Bior (@adutakech)


Todas estas mujeres serán las encargadas de posicionar a Victoria’s Secret en el mercado. Y aunque p odemos pensarlo como una estrategia inteligente y atrevida para reivindicar a la marca y ampliar su target o bien, un grito desesperado por permanecer en el mercado, puesto que s egún Women’s Wear Daily, la marca contaba con una participación de mercado del 19 % en el espacio de ropa íntima para mujeres de Estados Unidos, esto en diciembre del 2020; en cambio en el 2015 tenía presencia del 32%. Y para el 2020 una cuarta parte de sus tiendas cerraron, esto también como consecuencia del Covid-19.

La campaña constará de episodios donde cada una de las embajadoras de la marca hablarán sobre su historia y su visión de ser mujer en nuestros días. Mensajes poderosos, que esperan cambiar le rumbo de la empresa y ser mucho más entrañables que los desfiles, que por cierto jamás volverán a hacerse por no ser considerados “culturalmente relevante”, y es cierto, es momento de un cambio, dejar huella desde otras perspectivas. O tú, ¿qué opinas?

Tal vez te pueda interesar:

Victoria’s Secret en deterioro: ya no cumple con los estándares de belleza

 

¿Qué será de Victoria’s Secret en manos de su nuevo dueño?

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn