• De acuerdo con LemonGrad, el inglés cuanta con más de mil 100 millones de hablantes en todo el mundo

  • Según Babbel, solo 360 millones de personas en este grupo tienen este idioma como su lengua materna

  • English Lenguage Guide estima que una tercera parte de los emails en el mundo son enviados en este lenguaje

Hay varias herramientas para potenciar el éxito profesional. Primero, es imposible subestimar el peso que de la experiencia tanto en un CV como al desempeñarse en el puesto. Asimismo, es crucial asistir constantemente a cursos de actualización para estar al día con los últimos avances de la disciplina. Las soft skills, como comunicación y liderazgo, también hace una gran diferencia. Pero saber algún idioma, en especial el inglés, verdaderamente abre puertas.

Existen ventajas comprobadas de hablar otros idiomas. De acuerdo con la Universidad de Auburn, saber inglés u otras lenguas permite generar un estado social donde se es más tolerante a otras culturas y personas. Asimismo, potencia la capacidad de resolver problemas o entender conceptos abstractos. Eso sin contar que, en la economía global, dominar más de un solo lenguaje es una ventaja competitiva excepcional si se desea trabajar en el extranjero.

Cuando se trata del inglés, también hay grandes beneficios para los profesionales. Según el British Study Centers, este idioma es de los más hablados. En específico, es entendido por hasta uno de cada cinco personas en el planeta. Asimismo, comparado con otras lenguas, su estructura y alfabeto son muy sencillos y el proceso de aprendizaje es mucho más corto. Eso sin contar que es el leguaje universal de múltiples disciplinas en todo el mundo.

A pesar de estos beneficios, de hecho aprender y dominar el inglés puede no ser siempre la tarea más sencilla. Hay algunas estrategias, al estilo de utilizar plataformas como Netflix, para facilitar el proceso y hacerlo más entretenido. Pero muchos de estos trucos suelen dejar de lado un factor importante: la pronunciación. De acuerdo con Babbel, hay cuatro trucos y técnicas muy sencillas que permiten a los profesionales mejorar cómo hablan este idioma:

Escuchar podcasts en inglés

Los programas de contenido de audio suelen ser mejores que las series de TV y las películas. Esto, porque la persona puede concentrarse al 100 por ciento en la pronunciación y uso de la lengua. Asimismo, como son materiales de sonido, generalmente la intención es que la voz se escuche de la forma más clara y entendible posible, lo que mejora el entendimiento del inglés. Se pueden buscar programas de varios países del mundo, para detectar acentos y modismos.

Organizar un tándem

Se trata de una práctica muy popular en Europa y Estados Unidos. Por lo general es más efectiva en regiones donde conviven individuos con diferentes lenguas maternas. La mecánica es sencilla: se reúnen dos o más personas que intentan aprender el idioma original de la otra persona. Por ejemplo, inglés y español. En sus conversaciones, pueden corregirse de forma más personal y dinámica sus errores de pronunciación o definición de conceptos.

Utilizar apps de reconocimiento de voz

Algunos programas pueden detectar el discurso de los individuos y evaluar el dominio del inglés u otras lenguas. Esto a su vez permite a los usuarios tener una especia de profesor personal al alcance de la mano. Dichos sistemas también permiten a las personas no detenerse en su aprendizaje de nuevas palabras o significados. Como el software es inteligente, puede ir ajustando las lecciones al progreso de cada persona particular.

Método Tomatis

Este sistema es nombrado así por su inventor, el otorrinolaringólogo francés Alfred Tomatis. Cada idioma, incluido el inglés, tiene un ancho de banda particular. Así pues, este método emite ciertas ondas de sonido peculiares. Las mismas ayudan a las personas a mejorar el proceso de aprendizaje de los lenguajes que intentan dominar. Esto es especialmente cierto para la comprensión y expresión oral. O, en otras palabras, ayudan a mejorar la pronunciación.

Ahora que ya conoces estas nuevas técnicas, ¿cuál te animas a probar?