Paula Begoun asegura en su obra “The Complete Beauty Bible: The Ultimate Guide to Smart Beauty”, que cuando se trata de un buen exfoliante para la piel, su mejor recomendación es mezclar un limpiador Cetaphil con bicarbonato de sodio, algo que funciona con menor agresión epidérmica, en comparación con otros limpiadores que usan agentes detergentes y son abrasivos.

Como este, la cantidad de recomendaciones sobre cómo preparar un buen exfoliante y aplicarlo para la limpieza de la piel se extiende de manera abrumadora, pues hay todo tipo de ingredientes que ayudan a mejorar el aspecto y salud de uno de los órganos vitales más grandes que tiene el ser humano: la piel.

En Corea del Sur, por ejemplo, Opensurvey encontró que los métodos más populares de cuidado de la piel entre las mujeres eran las mascarilla faciales que se colocaban en casa, seguido del uso de exfoliantes y el consumo de suplementos para mejorar la hidratación y firmeza de la piel.

Champú exfoliante

La exfoliación es un proceso que ayuda a la renovación celular de la piel y hay una serie de consejos que ayudan a saber en qué momento es adecuado aplicarlo, desde las advertencias que aseguran que es mejor realizar este proceso por la mañana, pues la regeneración de la piel se da primordialmente por la noche, hasta las que advierten que no se debe de hacer un uso excesivo de la exfoliación, pues esto lastima la piel y la sensibiliza.

La exfoliación hoy en día contempla todo tipo de productos como el champú exfoliante, cuya promesa es purificar de elementos tóxicos tanto el pelo como el cuero cabelludo de quien lo usa, gracias a la concentración de elementos naturales que muchos de estos productos como las sales y fórmulas naturales como la menta, tal como lo ofrece Sephora en su champú que recomienda usar una vez a la semana.

Otros productos como el champú exfoliante Fuji de the Body Shop asegura contener té verde y cristales de sal, que ayudan a revitalizar el pelo y cuero cabelludo, al reducir la acumulación de residuos.

La exfoliación es un excelente proceso de limpieza que ayuda a mejorar el aspecto de las personas, solo que por sus componetes abrasivos su uso debe ser gradual, para estimular la regeneración en lugar de lastimar tanto la piel como el cabello.