Dentro de todas las opciones disponibles para una persona para invertir, hay varias alternativas interesantes. Así como se puede apostar por la fortaleza de una moneda extranjera  con respecto a otra, también se puede crecer el patrimonio al poner algo de dinero en los títulos de una empresa. Sin embargo, la compra de un inmueble suele ser una opción muy popular. Esto, debido al gran nivel de seguridad y estabilidad de este tipo de proyectos.

Sin embargo, lo anterior no significa que las personas estén completamente libres de riesgo al momento de entrar a los bienes raíces. Sin la asesoría y apoyo adecuado, las personas de hecho se ponen en peligro al momento de comprar un inmueble. Carlos Cañibe, broker en RE/MAX Esmeralda en Chiluca, Estado de México, apunta que muchos de estos retos se pueden evitar con la lectura del contrato. Sabiendo detectar, claro, algunos elementos de alto riesgo.

¿Cómo saber si se quieren aprovechar de mí al comprar un inmueble?

En opinión del experto de RE/MAX, el inversor es la persona que más arriesga su patrimonio en la compra de cualquier inmueble. Esto, pues entrega el dinero desde que firma el contrato, pero no obtiene nada a cambio sino hasta la firma de la escrituración del edificio. Así, apunta que es fundamental leer cuidadosamente el contrato en cuestión. Así se puede hacer una lista de las responsabilidades a las que se está comprometiendo cada una de las partes.

Se debe tener cuidado en el monto del anticipo, de manera que sea lo menos posible para cerrar el trato pero a la vez aceptable para el vendedor. Lo recomendable es un 20% del precio. También hay que cerciorarse que el vendedor pague ISR, predial y todos los servicios hasta la entrega del inmueble. Asimismo, se debe vigilar que la pena convencional sea recíproca, así como la devolución del anticipo en caso de incumplimiento del vendedor.

Otros puntos que deben revisarse al momento de firmar un contrato, de acuerdo con el experto de RE/MAX, son los tiempos de escrituración. Apunta que éstos tienen que ser suficientes para que tanto la notaría como el banco hagan los trámites necesarios. Asimismo, señala que las personas no deben dejarse presionar para firmar rápido. Así pues, recomienda tomar el tiempo para revisar la información del inmueble, hacer correcciones y asesorarse.