• La pelota de golf tiene un motor eléctrico interno que también le permite impulsarse autónomamente

  • El sistema ProPilot 2.0 de la automotriz empezaría a estar disponible primero en Japón

  • Se espera que el programa habilite a los autos a conducirse sin siquiera requerir la atención de los seres humanos

Uno de los deportes más interesantes que existen es el golf. No solo es un ejercicio más demandante que actividades como el softball, skateboarding, volleyball, kayak y equitación. También es una actividad que es curiosamente  vulnerable al ambiente político internacional. Pero más llamativo aún, la tecnología influye sorpresivamente en cómo de juega.

Ya desde 2017, el deporte se convirtió en uno de los primeros en transmitir en vivo a través de Twitter. Ahora, la automotriz Nissan ha hecho mucho más fácil dominar el arte del golf para las personas más novatas. De acuerdo con Mashable, la compañía creó una pelota especial como parte de su proyecto de conducción autónoma. Así, el ingenioso dispositivo puede encontrar por sí solo el camino al hoyo, sin importar cómo las personas le peguen en primer lugar.

¿De que sirve una pelota de golf que se mueve sola?

Este proyecto de Nissan  busca demostrar su conducción autónoma ProPilot 2.0. Aunque es un concepto fuera de lo común, no es la primera vez que una compañía encuentra formas creativas de alcanzar sus objetivos tecnológicos. Toyota, también para sus metas en vehículos independientes, lanzó en abril un robot que juega básquetbol. Por su parte, Facebook trabaja en varios autómatas que, en el largo plazo, le facilitarían la moderación de contenido.

Pero además de ser una vistosa trampa, el experimento con la pelota de golf abre grandes posibilidades. Queda claro que la tecnología de conducción autónoma no solo es útil para facilitar el manejo de vehículos. El sistema podría adaptarse a otros mercados, como la entrega de productos. ¿Sería posible que, en lugar de drones, paquetes y mensajes sean transportados en grandes esferas que corran por las calles? Ciertamente es una posibilidad.

Incluso la misma pelota de golf podría comercializarse entre el público general. Con una estructura tecnológica compleja, incluso podría ayudar a los jugadores profesionales o casuales a mejorar su técnica. Por ejemplo, detectando qué tanto tuvo que intervenir la pelota para lograr un hoyo en uno. Las posibilidades son realmente infinitas. Y tú, ¿de qué crees que podría servir una pelota de golf que se mueve sola?