• Se estima que los programas como el alcoholímetro reducen en hasta 30 por ciento los accidentes fatales

  • Tanto el tequila como el mezcal, según Milenio, fueron las bebidas más compradas por los mexicanos en internet

  • En cifras de la Organización Mundial de la Salud, el alcohol causa hasta cinco por ciento de las muertes

Ya estamos a la mitad del puente de septiembre, uno de los más esperados del año. Estos tres días a mediados del mes no son solo una ocasión para recordar cómo nació oficialmente México. Tampoco es solo una fecha para dar rienda suelta al consumismo o salir de la Ciudad de México ya sea a vacacionar o solo a respirar aire limpio un rato. De hecho es un pretexto para que millones de mexicanos se reúnan y consuman alcohol en grandes cantidades.

El alcohol es una de las categorías que más dinero le va a redituar a la economía mexicana en estos días. De acuerdo con El Economista estos productos y los de tabaco generarán una derrama cinco por ciento mayor a la registrada en 2018. Esta tasa es la más alta registrada, solo por debajo de la que experimentarán hoteles y moteles. Además, según Excélsior, en se espera que se incremente el consumo de estas bebidas en hasta 40 por ciento en el puente.

Podría parecer cosa normal, pero el consumo irresponsable es particularmente peligroso. En datos citados por MVS, cada día mueren en promedio mil 500 personas en accidentes en carreteras, la gran mayoría en un incidente alcohólico. Además, según la PAHO, solo en México mueren al año unas 24 mil personas cada año por estas causas. Diageo también comparte cinco estadísticas para fomentar una mejor ingesta de alcohol en el país:

Cualquier bebida con alcohol tiene efectos

Hay varios tipos de licores en el mercado. Muchos de ellos tienen una preparación muy distinta, lo que lleva a pensar a algunas personas que el tipo de alcohol influye en su estado de ebriedad. Incluso algunos individuos creen que ciertas bebidas no causan efectos severos en su organismo. El hecho es que, sin importar el origen o preparación, cualquier trago en esta categoría tiene efectos. Lo que importa no es el qué, sino cuánto se consume a la vez.

No todos los tragos son equivalentes

Dicho eso, la preparación de cada alcohol sí afecta su potencia. Por ello, no es lo mismo servirse un vaso entero de cerveza a beberse un vaso igual de algún destilado. Un trago estándar de cerveza debería ser de 368 mililitros, con una graduación de 4.5 por ciento. En vinos, el trago estándar es una copa de 118.2 mililitros a 14 por ciento de alcohol. Por último, el trago estándar de whiskey, tequila y otros es un caballito de 43.2 mililitros al 38 por ciento.

El ilegal vender o proporcionar alcohol a menores

Según el código penal de México, está prohibido dar este tipo de bebidas a cualquier joven con menos de 18 años. En caso de una falta, las personas responsables podrían ser acusadas de corrupción de menores. A los padres o familiares de adolescentes, se les recomienda negar rotundamente cualquier solicitud. En el caso de los dueños de establecimientos, es crucial siempre pedir una identificación antes de vender o al momento de dejar entrar a los clientes.

Hay que llevar la fiesta con calma

Muchas personas pierden el control del alcohol y terminan demasiado ebrias en muy poco tiempo. Esta práctica no solo es inconveniente para la persona y su círculo cercano. También puede ser peligrosa, ya que se arriesga a un episodio de congestión alcohólica. Así pues, es recomendable espaciar las bebidas adecuadamente. Lo recomendado es no tomar más de un trago estándar cada hora, así como tomar un vaso de agua para mantener el cuerpo hidratado.

No se debe manejar bajo los efectos del alcohol

Finalmente, es fundamental que las personas estén conscientes que, si se consume algo de alcohol, no se puede manejar un vehículo. La única forma de evitar riesgos es si no se toma ninguna bebida en toda la noche. Incluso si se consume poco, el cuerpo puede tardar horas en recuperarse al 100 por ciento de esta sustancia. Así pues, es fundamental tener un conductor designado, o bien un transporte seguro, en caso que de necesitarlo.