Tranquilos todos, Diego Lainez solo metió un gol

El juvenil mexicano convirtió su primer tanto con el Betis; una acción que debe de reconocerse, pero no de celebrarse

0
402
Imagen de Twitter @RealBetis

A finales de semana el fervor sucumbió en gran parte de la prensa deportiva mexicana y extranjera así como de una gran cantidad de aficionados luego de que Diego Lainez anotara su primer tanto con el Betis.

Más allá de la dificultad en el gol, titulares como “El Messi mexicano” lejos están de favorecer a un joven que ha demostrado en la cancha su valía.

Lainez ha recorrido una línea recta, todo apunta a la dirección correcta, hacia un destino de buenas cosechas y de entrar en un selecto grupo de jugadores mexicanos que han logrado resultados dentro y fuera del país.

El pero aquí es que no ha sido el único, como ya se ha planteado en otros artículos, el futbol de este país está plagado de esas grandes historias que nunca se concretaron.

Si bien se trata de un jugador que a sus 20 años ya consiguió un título de liga en México y se desempeña en una de las ligas más competitivas del planeta, todavía falta mucho para que esta promesa se consolide; ya consiguió dar un gran paso con la forma en que llegó al Betis pero cargarle responsabilidades mayores sería un grave error.

El descaro que emana de la propia juventud deberá ir puliéndose hasta convertirse en un referente del equipo en el que juegue así como de la Selección Nacional; sin embargo, no se tratará únicamente de lo que haga en el terreno de juego sino sus acciones fuera del mismo.

La historia del balompié nacional nos ha demostrado que la juventud mexicana tiene el potencial para destacar en un deporte que ha traído más enfados que alegrías; por lo que, ¡tranquilos muchachos, solo fue un gol!