Comprar una casa siempre es un proyecto que pone a cualquiera nervioso. En primer lugar, implica que las personas deben de investigar y encontrar los mejores lugares donde vivir. Incluso con la existencia de buenos créditos hipotecarios adecuados para cualquier bolsillo, también representa un significativo esfuerzo financiero. Por supuesto, también se deben analizar varias opciones para saber qué es lo que más conviene en cada caso en específico.

Pero lo que mucha gente no toma en cuenta es que, por comprar una casa, no siempre significa que se tenga que adquirir una construcción nueva. Hay muchas opciones semi-nuevas en el mercado que pueden ser igual, incluso más, convenientes para el bolsillo y comodidad de las familias. Jorge Letayf, director de mercadotecnia de RE/MAX México, apunta que estas propiedades pueden ser hasta 20 por ciento más baratas que el promedio.

¿Cuál casa seminueva conviene elegir entonces?

Sin embargo, el precio no debería llevar a las personas a tomar una decisión precipitada. El experto de RE/MAX apunta que hay varios factores que influyen tanto en el costo como en la conveniencia de una construcción ya usada. Por ejemplo, apunta que un proyecto de entre tres y cinco años de antigüedad tiene prácticamente el mismo valor que algo nuevo. En ese sentido, recomienda que se busquen exclusivamente opciones de entre cinco y 20 años.

También señala que es importante que la casa no tenga más de 30 años de antigüedad. En estos casos, señala, podrían existir demasiados problemas estructurales con la edificación. Repararlos bien podría ser mucho más costoso que haber comprado un proyecto nuevo.

Factores a realizar antes de completar una transacción

Pero solo por elegir una casa seminueva de entre cinco y 20 años significa que estará en óptimas condiciones para su uso. El director de mercadotecnia de RE/MAX apunta que se deben de cumplir al menos tres condiciones antes de considerar la adquisición del edificio:

1. Asegurarse de la calidad de baños y cocinas: Hay que revisar la potencia del agua y que los grifos no goteen. Asimismo, se debe revisar que los contactos de la casa tengan corriente

2. No perder la vista de los detalles: Objetos como molduras, chapas, bisgras, marcos y ventanas, manchas y hoyos pueden ser indicadores de problemas como la entrada de agua.

3. Pedir ayuda a un perito inmobiliario: Estos expertos podrán hacer una evaluación a profundidad de la casa. Así, se podrá verificar que columnas y losas estén en buen estado.