Realmente no existe una edad para invertir. Sin importar en qué etapa de la vida se encuentren las personas, siempre es conveniente involucrarse en los proyectos de inversión. Para niños y adolescentes, les ayuda a entender conceptos financieros y de patrimonio. Para la gente adulta, es un buen método para multiplicar sus ahorros. Y para la gente más grande, es una fuente de ingresos adicional. En este sentido, la mejor herramienta son los proyectos inmobiliarios.

Los proyectos inmobiliarios son considerados de los sistemas de inversión más seguros del mercado. Si bien tiene riesgos, como cualquier otro instrumento de su tipo, también provee múltiples seguridades. Además, de acuerdo con Sergio Felgueres Cabestany, presidente de RE/MAX México, los bienes raíces son particularmente útiles para la gente más joven.

¿Qué ganan los jóvenes de invertir en proyectos inmobiliarios?

El experto de RE/MAX afirma que invertir en bienes raíces ayuda a la correcta evolución de la vida de una persona joven. Así como con otros grupos de la población, ayuda a crear un soporte financiero sólido a largo plazo. Pero este segmento de la población tiene una ventaja que no tienen generaciones más grandes en proyectos inmobiliairios.

La inversión inmobiliaria continúa y continuará siendo la mejor […] para crear patrimonio. [Pero] es my difícil crear patrimonio sin tener en cuenta el factor tiempo. […] Cuando eres joven tienes tiempo suficiente para invertir [en proyectos] seguros y riesgosos. Es importante tener un balance de las dos. Y [fuera de las bienes raíces] no hay iniciativas más seguras y que, con esa protección, te brinden rendimientos sobre la plusvalía.

Así pues, un proyecto inmobiliario es benéfico para cualquier persona joven. Pero si no saben exactamente en qué proyecto de bienes raíces invertir, estas son algunas opciones:

Departamento o unidad habitacional: Permite que las personas tengan un lugar donde vivir y, con el tiempo, crear plusvalía para la propiedad. También se puede rentar a otras personas

Local o negocio: Como con la vivienda, puede utilizarse para uso personal o rentarse a otros individuos. Aunque puede requerir mayor inversión, también tiene más potencial inmobiliario.

Terreno: Si bien no es un proyecto inmobiliario como tal, es la base para construir uno algún día. Su capacidad de monetización es casi nula, pero es mucho más barato.

Proyectos inmobiliarios de gran escala: Algunos asesores pueden conseguir participación en una iniciativa como oficinas u hoteles. Estas suelen ser más riesgosas y costosas.

Iniciativa industrial: Puede referirse a fábricas, bodegas, laboratorios, etcétera. Son mucho más complejas que el resto, lo que se refleja tanto en valor, precio y riesgo.