Cifras de FiBL, IFOAM y Organic Monitor estiman que durante 2017 se registraron ventas de productos orgánicos por 97 mil millones de dólares a nivel mundial. En 1999 estas apenas alcanzaron los 15 mil mdd.


Estimados de Simmons Research LLC y Statista advierten que 97 millones de personas consumieron alimentos orgánicos durante 2018.


Simmons Research LLC y Statista también estimaron que el yogurt, la comida y el pan eran los principales tipos de comida orgánica más consumida en Estados Unidos.


Después de Estados Unidos, Alemania, Francia, China e Italia fueron los principales países en que se vendieron alimentos orgánicos, según la FiBL y AMI.


La cantidad de cifras que acabamos de enlistar son un ligero acercamiento a los alimentos orgánicos y el papel que juegan en los estilos de vida.


Si bien suponen alternativas saludables al consumo, el incremento en su venta dentro de cadenas de tiendas hace cuestionar la esencia de esta forma de consumo, que es alejarse de los procesos industrializados de todo lo que actualmente se consume.


¿Por qué incluir alimentos orgánicos en tu dieta?


Hay dos razones por las que debes de incluir alimentos orgánicos en tu dieta. La primera de ellas es la producción propia que puedes llevar a cabo a través de huertas urbanas, por ejemplo. La segunda es que estás detonando prácticas más sustentables de producción de alimentos.


Los alimentos orgánicos suponen una forma equilibrada de producirlos, porque no se hace uso de químicos, se siguen procesos sustentables para su producción y se busca respetar el medio ambiente.