La tecnología wearable es una serie de desarrollos con que las marcas han lanzado dispositivos móviles, que son usados en el día a día de los usuarios digitales.


Dentro de mercados como el hispano, organizaciones como Fundéu BBVA proponen hablar de tecnología ponible en lugar de wearable y alude a toda la tecnología que se incorpora a los objetos, que se usan diariamente como un reloj o una prenda.

Hay cifras de los dispositivos wearables en México. Proyecciones de Statista advierten que es un mercado que logrará ingresos durante 2019 por 201 millones de dólares.

Este número visto a nivel mundial con base en una proyección de Cisco System advierte que durante 2020, América del Norte y la región Asia Pacífico serán las principales consumidoras de dispositivos de este tipo.

Hoy en día la tecnología wearable la podemos encontrar con los diversos relojes inteligentes que vemos en el mercado: audífonos inalámbricos, bandas deportivas y prendas conectadas digitalmente.

En este último segmento hemos visto a marcas como Google colaborar con Levi’s en el desarrollo de prendas que puedan interactuar con la tecnología a través de telas digitalizadas.

Mediante estas prendas táctiles, los consumidores ahora pueden manipular sus dispositivos como un smartphone o mantener un registro de sus actividades diarias.

La tecnología wearable se ha comenzado a imponer con el uso de dispositivos que han ayudado a integrar de mejor forma al consumidor, a acciones mediante las cuales se ejecutan tareas cada vez más relevantes para el consumidor.

Esto es indispensable para descubrir el rol que hoy en día las marcas tienen que asumir, al diversificar su portafolio de productos hacia conceptos que incrementan un ecosistema digital.

Los ecosistemas digitales son conceptos comerciales ampliamente usados por las marcas tecnológicas, mediante los cuales estas marcas crean productos que se hacen necesarios, por la integración que tienen con el resto del portafolio de estas marcas.

Wearables, negocio ante la necesidad

La necesidad que tienen los consumidores por contar con dispositivos, que los ayuden a integrar sus actividades a los medios digitales, ha dado paso al mercado wearable, concepto ampliamente explotado por estas marcas con un segmento que adquiere relevancia cada día más.