El mundo gira y las tendencias también. La industria de la moda empieza a crear un cambio globalmente y muchas empresas dedicadas a esto tienen mucho que ver. Está polémica de fast fashion y la emergencia ambiental que surge, nos deja pensando mucho y las personas cada vez consumimos mas de estas marcas. Si nos ponemos a investigar de este tema ambiental, los resultados son muy alarmantes.

De acuerdo a una publicación de ESME, el fast fashion es un termino usado por los minoristas de la moda para trasladar las propuestas de las grandes casas de diseño, desde las runways hasta sus tiendas para poder capturar así las tendencias lo mas rápido posible.

¿Por qué pasa esto?

Se trata de una estrategia para recrear de alguna manera, las tendencias de las grandes casas de moda que se presentan en Fashion Week, manufacturando prendas mucho más rápido y a un bajo precio para que lo consumidores promedio tengan la oportunidad de adquirir esas prendas con un precio mucho más accesible.

Las marcas del fast fashion

Actualmente sigue creciendo la cantidad de marcas de moda que tienen este titulo plasmado en su aparador. Las más conocidas son: Zara, H&M, Forever21, ASOS, Mango, Primark y Topshop. Estas marcas han creado un concepto de producto en base a un modelo de producción que tiene como nombre “quick response“.

¿Que es el quick response? Tiene el fin de optimizar los tiempos de producción de las prendas de moda para estas marcas, surge en estados unidos y de acuerdo a una definición de la página web librosdecabecera, el quick respond tiene el propósito de responder a las necesidades del cliente a través de un rápido diseño y fabricación de productos.

View this post on Instagram

✨ FAST FASHION |⁣ There was always a part of me that thought there was something fishy about the fast fashion industry. And after doing plenty of research on this topic, watching different documentaries (best one had to be The True Cost) I was left feeling pretty overwhelmed by the effect fast fashion has on our planet, our people and animals!⁣ ⁣ It blows my mind that so many people are talking about the effects of global warming but do nothing about the CAUSES of it or don’t even know anything about them to start off with.⁣ ⁣ 🧥Fast fashion focuses on speed and low costs in order to deliver frequent new collections (at least 52 collections during a year!!!?!) aka more clothes than we need! ⁣ 👚The fashion industry is one of the major polluting industries in the world. After agriculture, textile dyeing is the second largest polluter of clean water GLOBALLY. ⁣ 👖It has significant negative environmental impact, water pollution, plastic pollution (due to the microfibres washing out of synthetic clothes and polluting our rivers & oceans), the use of toxic chemicals and increasing levels of textile waste – over 300,000 tonnes of clothing are dumped in the landfill every year😩!!⁣ ⁣ I know how overwhelming it can be to change your lifestyle, but you don’t need to do it overnight! Becoming aware that this IS an issue and it needs to be addressed is a first step towards change.⁣ . ⁣ 🌱Alternatives to fast fashion: ⁣ – Take care of what you already own! Wear it out, fix it, up-cycle.⁣ – Rather than giving clothes away to a charity shop (over 90% of clothing donations end up in the landfills!) – swap clothes with your friends, family, or put them on eBay or Depop.⁣ – If you need to buy clothing try to get them second hand from eBay, Depop or charity shops.⁣ – If you really want to buy something new, try to choose from the ethical/sustainable brands – who make sure the people that make your clothes have a good, safe environment to work in and get paid fairly. And even better when the fabrics they use are sustainable, organic or recyclable!⁣ ⁣ And remember, you have a CHOICE.⁣ Your CHOICE makes a difference.⁣ Choose consciously.⁣ ❤️🧡💛💚💙💜⁣ ⁣ #whomademyclothes

A post shared by 💛 Self Love & Mindset Coach 💛 (@kay_ska) on

Problemática Ambiental

Sabías que se necesitan más de 10.000 Litros de agua para poder producir tan solo un kilo de algodón, lo que viene siendo el equivalente al consumo de humano durante diez años. Con el que tan solo podríamos confeccionar un par de pantalones de mezclilla. No solo esto es la problemática, sino que también utilizan muchísimos pesticidas en la producción de estas prendas y nosotros cada año queremos buscar hacer un cambio en nuestro armario.

La Solución

En un reporte de la página futuroverde describen que a finales del año 2017 la diseñadora Stella McCartney condenó a su industria como “increíblemente dañina para el medio ambiente” y unió este pensamiento con la defensora ambientalista Ellen MacArthur para pedir un cambio en la forma en la que se fabrica su ropa. Lanzaron un reporte que indica que si la industria continúa en su camino actual, para 2050, podría usar mas del 26% del presupuesto de carbono.

Busquemos hacer un cambio y tratemos de consumir menos para poder crear conciencia ambiental y de esta forma lograr mejorar el mundo en el que vivimos.

Global Detox

Las marcas responsables de esta problemática tomaron cartas en el asunto y en 2017 lanzaron una campaña llamada “Global Detox” unidos bajo la creencia común de que la moda no debe costarle a la tierra. Estás marcas están empezando a sustituir los peores químicos. Contaminar a la vista de los medios de comunicación es un desastre para las relaciones públicas.

No podemos dejar que esto dañe el mundo en el que vivimos, cada vez hay muchos mas cambios climáticos y nos enfrentamos día a día a ellos. Ayúdanos a ayudar y poder hacer un cambio para bien.