• De acuerdo con la app de citas, las personas pueden dejar de preocuparse por el tamaño de sus penes en esta plataforma

  • Y es que, cuando todo el mundo sabe que los hombres tienen un miembro viril pequeño, hay más oportunidades de interacción

  • Alrededor de una quinta parte de los usuarios que se han unido a la app son parte de la comunidad LGBT+

Si hay un mercado que se ha beneficiado de la ruptura de tabús y de una sociedad mucho más abierta de mente, es la de las apps de citas. Y es que, gracias que los consumidores se han vuelto mucho más libres y menos convencionales en sus relaciones amorosas y sexuales, estas plataformas también han florecido. El problema es que el mercado ya también rebosa de alternativas, muchas de ellas no suficientemente distintas de la anterior para aportar valor.

Pero también empiezan a nacer conceptos más atrevidos e icónicos en la industria. Muestra de ello es la plataforma que da a conocer Mashable: Dinky One. Esta nueva app de citas, al igual que otras empresas en el sector, quiere ocupar un nicho específico que deje a la gente encontrar a una pareja que se ajuste mejor a sus gustos. Pero también quiere romper con uno de los estigmas más importantes en la cultura sexual: la aversión a los penes pequeños.

Contrario a lo que la cultura general parece indicar, esta app de citas quiere volverse un lugar para hombres con penes pequeños y las mujeres (u otros hombres) a los que les gusten. Esta plataforma fue fundada por Davis Minns, que señala que, como la gente ya no tiene que estar preocupándose por el tamaño de los miembros viriles, se pueden enfocar en intereses. Este proyecto se lanzó hace unas horas y ya cuenta con alrededor de 32 mil miembros en total.

Una gran forma de llamar la atención en el sector de las apps de citas

Debido a la enorme proliferación de plataformas como Tinder en la industria, algunos negocios han querido aventurarse a las apps de citas con conceptos un poco más atrevidos. Hace unas semanas, por ejemplo, un grupo de expertos creó Amazon Dating, un sitio parodia para hablar sobre el estado de la industria y de la compañía de Jeff Bezos. Hace unos días, Hinge quiso “sobornar” a sus usuarios para convencerlos de salir a una cita y apagar su sitio por 24 horas.


Notas relacionadas


Se debe de reconocer el atrevimiento de Dinky One para salir al mercado con un concepto tan peculiar y firmemente enterrado en un tabú cultural. Claro, es evidente que se trata, en parte, de una estrategia de marketing para dar a conocer su app de citas entre un público que está ahogado en plataformas más populares y comunes. Pero también representa un cambio muy positivo en temas como aceptación de uno mismo y la destrucción de estándares irreales.

Habrá que ver cuánto dura esta app de citas y qué recibimiento tiene en otros países, si es que llega a expandirse fuera de Estados Unidos (EEUU). Y es que no toda la gente en el mundo va a tener la misma disposición a ser tan abierto sobre su cuerpo. Ni tampoco todos los hombres estarán igual de interesados en formar parte de la destrucción de estos estereotipos de belleza o atractivo. Sin embargo, al menos por ahora, será un excelente tema de conversación rápida.

El crecimiento de la industria

Como ya se dijo, las apps de citas rápidamente se han vuelto más populares en el mercado. Empresas como Facebook han tratado de lanzar sus propias plataformas a escala global, no siempre con mucho éxito. También se estima que, para 2023, debería convertirse en un sector valuado en unos siete mil 223 millones de dólares (mdd). Por supuesto, también han sido las protagonistas de unas situaciones graves de ciberseguridad, en concreto filtración de datos.

No son los únicos datos interesantes sobre las apps de citas. En cifras de Statista, se espera que las ganancias de la industria continúen creciendo a más de cinco por ciento anual al menos hasta 2021. Aunque su penetración es cada vez más alta, En datos de Survey Monkey el 56 por ciento de los usuarios todavía tienen una visión no muy positiva del sector. Según Think With Google, entre los jóvenes de 18 a 24 años, la aceptación es notablemente mayor.

Regístrate a nuestro newsletter