• A pesar que el piloto tuvo gran éxito, es incierto si Microsoft establecerá el esquema de trabajo a largo plazo

  • Se espera que la tecnológica lleve a cabo otro experimento, centrado en flexibilidad laboral, más adelante

  • Como parte de la iniciativa, la compañía también prohibió a sus colaboradores tener juntas de más de 30 minutos

Para muchas personas, la relación que tienen con su trabajo es complicada, por decir lo menos. Hay individuos que disfrutan su carrera y su empresa, incluso posicionándola como uno de los mejores espacios para desarrollarse profesionalmente. Al mismo tiempo, hay elementos que afectan su productividad y motivación, incluso si aún les gustan las tareas que llevan a cabo. Pero también hay demasiada gente que solo odia en dónde se desempeña.

Hay varias razones por las que una persona podría sentir que odia su trabajo. De acuerdo con el NBRI, hay ocasiones en las que las empresas no logran transmitir un sentido de propósito a sus colaboradores. Según CNBC, específicamente en el caso de los profesionales jóvenes, suelen existir expectativas imposiblemente altas para su desempeño. Forbes agrega que elementos como la desigualdad de género o malas experiencias son parte del problema.

Sin embargo, hay un elemento que salta a la luz por encima del resto: el burnout. Para una buena parte de la gente, sus empleos son una fuente de cansancio y frustración continua. Además, es insuficiente el descanso que reciben semanalmente como para reponerse de estos problemas. Lo anterior resulta en un desgaste creciente y continuo que desemboca en un odio por el espacio de trabajo. Pero es posible que Microsoft logró hallar una solución.

Una semana de trabajo más corta

De acuerdo con The Verge, los cuarteles generales de la empresa en Japón llevaron a cabo un experimento en su departamento de ventas. Durante el mes de agosto, se estableció que sus colaboradores solamente irían al trabajo cuatro días cada semana. El resto podrían dedicarlo a descansar y estar con su familia. Los resultados fueron notablemente positivos. No solo se vio un incremento en la productividad general de la compañía. Además, los costos se recortaron.


Notas relacionadas


En promedio, Microsoft Japón disfrutó un incremento del 40 por ciento en el número de ventas por empleado, frente a la cifra registrada en 2018. Asimismo, se registraron ahorros del 23 por ciento en electricidad. El uso de impresoras también bajó en un notable 59 por ciento. La marca además animó a las personas a utilizar su herramienta Teams en lugar de fijar reuniones de trabajo. Como resultado, el 92 por ciento de la gente se dijo satisfecha de los cambios.

¿Un modelo que podría funcionar en otros países, segmentos o industrias?

A lo largo de los años, se han buscado nuevas formas de incrementar la productividad en los espacios de trabajo y mejorar la calidad de vida de los colaboradores. Tendencias como el yoga o la decoración de interiores son ya elementos muy frecuentes que existen en las marcas para incrementar el desempeño de los equipos. Otros elementos, como las relaciones offline y estrictas divisiones vida-trabajo, también se han probado con cierto éxito en varias ocasiones.

Si bien los descubrimientos de Microsoft Japón son interesantes, es dudoso si el modelo podría aplicarse en otros contextos. Para empezar, las personas que formaron parte de esta prueba eran de la unidad de ventas. Aunque no se especifica si otras secciones se utilizaron en la prueba, es seguro decir que otras áreas no tendrían la misma flexibilidad. Por ejemplo, sería difícil imaginar que los medios de información tuvieran solo cuatro días de trabajo.

Por otro lado, el contexto cultural del país también es muy importante. En Japón, el principal problema laboral es que existe una idea muy generalizada entre la población de que la gente debe dedicar amplias horas a su empresa, sin descanso. Otras regiones del mundo tienen sus respectivos retos laborales que podrían hacer muy difícil que se replique el experimento con los mismos resultados. Pero ciertamente es un avance real para la situación del trabajo.