Nielsen descubrió que la mayor parte de personas que sigue una dieta vagan se encontraba en la región Asia-Pacífico, África/Oriente Medio; América Latina, América del Norte y Europa.

Los nuevos estilos de vida han dado paso a dietas que han permitido conceptos cada vez más relevantes en el mercado y que se identifican con las causas que muchos consumidores han asumido.

Ya sea por bienestar físico o por compromiso con causas que defienden pautas como ir en contra de la crueldad animal, hay una oportunidad en el mercado que ha dado la oportunidad de crear conoceptos como crudivegano, vegetariano y vegano.

Estos conceptos se basan en el consumo de vegetales como fuente primaria para la obtención de nutrientes y con base en el rigor dietético de cada uno de ellos, es el impacto que tiene en las personas.

Cuando se trata de una dieta crudivegana, esta es la más rigurosa de las tres pues exige el consumo de alimentos crudos y excluye cualquier ingrediente de origen animal.

La mayor parte de personas que hace uso de esta dieta se identifica con una tendencia de consumo que descarta prácticas de crueldad animal, por lo que su promesa es la ingesta de alimentos naturales, con los que sustituyen todo tipo de suplementos comerciales de origen animal, al usar proteínas y aceites como el Omega-3 de origen vegetal.


Las dietas veganas incluyen alimentos cocinados, aunque siguen descartando los alimentos de origen animal. Al igual que la dieta crudivegana se basa en el consumo de superalimento tal como se le conoce a todos las semillas como el hemp.


En cuanto a las dietas vegetarianas estas incluyen alimentos de origen vegetal aunque en menor proporción como el pan y lácteos, descartando únicamente la carne de animales sacrificados.