A pesar de que ambas consolas están planeadas para fin de año, el PlayStation 5 y el Xbox Series X podrían sufrir un retraso debido al coronavirus de Wuhan.

El sector de los videojuegos podría verse afectado debido a que los trabajadores de China están siendo apartados de sus oficinas como medidas de seguridad, por lo que se retrasaría la fabricación y distribución de ellos, de acuerdo con la consultora financiera, Jefferies Group.

Por lo que al ser el sector manufacturero de China, el principal responsable de fabricar la mayoría de los componentes electrónicos, los planes para Sony y Microsoft en lanzar las consolas de nueva generación podrían verse obligados a postergarse.

“Si los cierres (de la compañía) exceden aproximadamente un mes, el cronograma de los juegos se vería retrasado. Las nuevas consolas pueden sufrir problemas de suministro debido a una interrupción prolongada antes de sus lanzamientos planeados”, indica Jefferies Group.

Aunque la mayoría de los videojuegos se fabrican en Estados Unidos, Europa y Japón, gran parte de los componentes se fabrican en China, incluyendo al PlayStation 5 y el Xbox Series X.

Nintendo también es afectado por el virus

Además, la compañía japonesa de videojuegos también confirmó en una publicación en su sitio oficial, que el impacto por la nueva infección del coronavirus son retrasos en los envíos de dispositivos periféricos como Joy-Con y de consolas como la Switch.

En la información, Nintendo especifica que estos productos son fabricados en China y exportados al mercado japonés, por lo que la compañía se disculpó con sus usuarios al respecto, y añadió que se mantendrán atentos a las medidas de salubridad.

“Trabajamos arduamente para entregar el producto lo antes posible, mientras vigilamos los efectos de la nueva infección por coronavirus, y esperamos su comprensión”, indica en el comunicado la empresa japonesa.

Regístrate a nuestro newsletter