La inversión inmobiliaria es provechosa por varias razones. En primer lugar, se puede comprar un inmueble para luego rentarlo, algo que permite obtener un flujo de ingresos constante que otorga seguridad económica. Asimismo, con los cuidados adecuados, un edificio puede venderse a un precio mayor de lo que se pagó al inicio. Pero estos procesos no siempre son rápidos. En ocasiones, puede tardar años entre la compra y la reventa de una construcción.

Aunque los bienes raíces, gracias a la plusvalía, siempre valen más de lo que costaban al inicio, ponerles el precio adecuado no es algo sencillo. En especial cuando ha pasado tanto tiempo desde que se le compró por primera vez. Esto es importante porque, si las personas no designan un número adecuado, se arriesgan a perder dinero en la transacción. Entonces, ¿cómo puede la gente asegurarse que su inversión se les regrese y aumente lo suficiente?

Poniéndole precio a un inmueble

En general, en este tipo de situaciones lo mejor es acercarse a un experto. Cuando se trata de la compra-venta de un inmueble, muchas personas no tienen el conocimiento adecuado para realizar una transacción satisfactoria. Por ello, en cualquier tipo de operación que pudiera tener un impacto en el patrimonio, la recomendación es buscar a los expertos.

Rosa María Osuna Broker de RE/MAX Pacific Life en Mazatlán, Sinaloa, asegura que lo mismo sucede si se quiere vender un inmueble y no se sabe qué precio hay que ponerle:

Si usted desea vender un inmueble que adquirió hace un tiempo y poder asegurarse de venderlo en el mejor precio posible usted puede acercarse a una oficina profesional RE/MAX. Aquí encontrará asesores certificados que pueden hacer una valoración de su propiedad e indicarle un precio de venta correcto. Así pueden las personas obtener el mejor precio en el menor tiempo posible. Además, su asesor ayudar a optimizar sus oportunidades de venta.

La experta de RE/MAX también asegura que el negocio puede ayudar a los usuarios a atraer a un número mayor de prospectos compradores en el menor tiempo posible. Apunta que todos en la organización están preparados para llevar de la mano  a los clientes a lo largo de todo el proceso. Para que, así se “pueda tener la tranquilidad de que su patrimonio está en las mejores manos”.