Recibe factornueve.com en tu email

¿Cómo controlar tus niveles de estrés?

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

estrés

El estrés puede llegar a afectar de manera significativa nuestra salud física y mental, puede llegar en cualquier momento y alterar nuestras actividades diarias.

De acuerdo con Medline Plus, el estrés es un sentimiento de tensión física y emocional. Este puede presentarse sin alguna razón “importante” y nos hace sentir frustrados, enojados o nerviosos. A pesar de que este puede llegar a ayudarnos a realizar nuestras labores de mejor manera, también puede ser el motivo de nuestro fracaso. Es por eso que hoy te diremos como controlar tus niveles de estrés.

¿Cómo sé si tengo estrés?

Web Consultas nos dice que entre las señales más características del estrés se encuentra la afectación de:

Conductas – El estrés puede presentar dificultades al hablar, cambios de humor en relaciones sociales, llanto inesperado, consumo de alcohol y tabaco, risas nerviosas y presión en la mandíbula.

Pensamientos – Puede afectar nuestra capacidad de concentración, recurrir muchas veces a un mismo pensamiento, ansiedad por nuestro futuro, perdida de memoria y autocrítica excesiva.

Emocionalmente – Sensaciones de miedo, ansiedad, confusión e irritabilidad.

Repercusiones físicas – dolores de cabeza, problemas de espalda o cuello, fatiga física, respiración acelerada, contracción de músculos de manera involuntaria, palpitaciones y malestar estomacal.

Tipos de estrés

American Psychological Association, menciona que existen tres tipos de estrés:

Estrés agudo – Es el más común, surge de las presiones y exigencias más recientes del pasado y a futuro. En dosis pequeñas puede incluso ayudar a realizar nuestras actividades de manera veloz y eficiente, pero después de un tiempo resulta agotador. Este se puede dar debido a una experiencia desagradable que recordamos constantemente, como un accidente automovilístico no grave, problemas de un hijo en la escuela, un olvido de un trabajo, etc.

Puede causar problemas musculares por tensiones inconscientes del cuerpo,  como desgarres, problemas en tendones y dolor de mandíbula, ritmo acelerado, transpiración excesiva, mareos, migrañas, acidez, estreñimiento, enojo, irritabilidad, ansiedad y depresión.

Estrés agudo episódico – Estas personas sufren estrés agudo de manera frecuente, aquellas que llegan apuradas, pero tarde, con muchas responsabilidades pero con falta de organización en ellas. Estas personas tienen un carácter pesado, ansioso y siempre tensos. Estos sufren de dolores de cabeza de manera frecuente junto con migrañas, hipertensión, enfermedades cardiacas, etc. Tienden a resistirse al cambio y suelen culpar a otras personas sobre sus males.

Estrés crónico – Este es el tipo de estrés más agotador ya que destruye el cuerpo, mente y vida. Es el estrés de familias disfuncionales, matrimonios infelices, empleo o carrera que se detestan. Se da cuando una persona no ve salida a su situación deprimente, queda sin esperanzas y abandona la búsqueda de soluciones. El problema repercute porque las personas se acostumbran a él y se olvidan que es algo dañino. Este tipo de estrés puede causar ataques al corazón, cáncer, crisis nerviosas y desgastes físicos a largo plazo.

estres-tired-stressed-worker-estrés-bigstock

¿Cómo controlar el estrés?

Health Line menciona en su sitio web algunas maneras en las que podemos disminuir nuestros niveles de estrés.

Ejercicio – El ejercicio físico puede aliviar el estrés mental, si este se hace de manera regular, las probabilidades de sufrir estrés son menores que aquellos que no lo hacen. Esto debido a que el ejercicio ayuda a liberar endorfinas (mejor conocidas como la hormona de la felicidad), ayuda a mejorar la calidad del sueño y nos hace sentir mejor con nosotros mismos elevando nuestra autoestima.

No tomar cafeína – las altas dosis de cafeína aumentan la ansiedad, si te sientes muy acelerado o nervioso al tomar algunas de estas, lo mejor es que las dejes a un lado.

Pasa tiempo con tus seres queridos – El apoyo social permite una sensación de pertenencia, ayudándote en momentos difíciles. Un estudio hecho por Scielo demostró que las personas con menos relaciones sociales son más propensas a padecer ansiedad.

Aprende a usar la palabra NO – Al decir no podemos detener algunas situaciones que nos estresan, por ejemplo cuando aceptamos hacer cosas que no podemos manejar.

Respira profundo – Puede que suene a algo muy básico, pero de verdad funciona. Cuando nos enfocamos en una respiración adecuada, nuestras pulsaciones por minuto disminuyen, por lo que nuestro corazón y cuerpo se relajan.

Ríe – El reír ayuda a liberar el estrés e incluso relaja tus músculos. La risa de igual forma ayuda a mejorar nuestro sistema inmune y estado de ánimo. Intenta pasar un momento divertido con tus amigos y prueba hacer algo que nunca hayas hecho.

Padecer estrés es complicado y casi imposible no sufrirlo, sin embargo, puedes seguir estos consejos para saber cómo controlar tus niveles de estrés y aprender a llevar la vida de una manera más tranquila, no dejes que este afecte tu estado de salud.

Notas relacionadas: 

Más artículos