Durante el fin de semana Javier “Chicharito” Hernández regresó al teatro de los sueños, muchos años después de que este inmueble fuera su casa en sus primeros pasos por el futbol de Europa, cobijado por Sir Alex Ferguson y con una plantilla de extrema calidad, Hernández tuvo la capacidad de ganarse la titularidad a costa del que sería en ese entonces el goleador de la Premier, el bulgaro Dimitar Berbatov.

‘Chicarito’, como le decían, anotó en dos ocasiones ante el Olympique de Marsella en la parte de eliminación directa de la Champions League de 2011 y vio en primera fila como el Barcelona conquistaba la orejona.

Aunque con el paso de los años, Hernández perdió lugar y preferencia en el equipo conforme desfilaban técnicos, era un momento difícil en el cuadro inglés luego de la salida de Ferguson.

Si bien la afición de Manchester lo recuerda como aquel joven con sueños de grandeza y una fuerza mental prometedora, lo cierto es que el Chicharito ha recorrido un camino complicado en el viejo continente, su último gran momento llegó en Madrid, de la mano de Cristiano y compañía, al mexicano se le dio una oportunidad que aprovechó, pero que no finalizó con títulos.

De tal modo que al minuto 71, en el encuentro entre el United y el Westham, en duelo correspondiente a la EPL, Hernández salió de cambio y la afición le rindió homenaje al despedirlo entre aplausos; no es para menos, el que fuera reconocido por utilizar el número 14 en el dorsal, conquistó dos títulos de la Premier y la ya comentada final de Champions de la que fue titular.

Pasado ese momento, la irregularidad se afianzó más en el recorrido de Hernández al tiempo que en México lograba el récord del jugador con más goles de la historia; no obstante, las dudas y cuestionamientos hacia su juego aumentaban.

Hoy en día Chicharito, a sus 30 años, está mas cerca de abandonar el sueño europeo y buscar otros territorios como la MLS.

No cabe duda de que es un jugador con un instinto de área sorprendente, así como sus movimientos en la zona de ataque, además de que si bien no es un jugador técnico, tiene la suficiente fortuna de cara al gol. El ahora dorsal 17 merece el reconocimiento de la grada del Teatro de los Sueños, merece ser recordado su paso en el futbol inglés, ya que nos guste o no, fue uno de los culpables para estos equipos tomen en cuenta al jugador mexicano.

Si no lo creen, existe un tal Raúl Jiménez que está rompiendo la red con el Wolverhampton.