En lo que va de la temporada, el FC Barcelona no ha rendido como sus fans y directivos lo han esperado, por ello es que recientemente cesaron a su entrenador Ernesto Valverde, contratando al técnico español Enrique Setién.

Una decisión que se tomó a mitad de la temporada regular de LaLiga, y a inicios de las fases de eliminación de la UEFA Champions League, por lo que al tratarse de un equipo grande, las críticas hacia el club no faltaron.

Sin embargo, uno de los comentarios que causó más revuelo fueron las declaraciones del ex futbolista Eric Abidal.

El que es actualmente Secretario Técnico del FC Barcelona, declaró en una entrevista al diario Sport, que el cese de Ernesto Valverde fue en parte por culpa de la plantilla que no apoyaba al entrenador, diciendo que muchos jugadores no se encontraban satisfechos con el entrenador, al mismo tiempo que no trabajaban mucho bajo su mando.

Pero apenas unas horas después de las palabras del ex azulgrana, el crack argentino Lionel Messi respondió a los comentarios a través de una de sus historias en Instagram, indicando que aunque no le gustaba hacer esas cosas, mencionó que “Cada uno tiene que ser responsable de sus tareas y hacerse cargo de sus decisiones”.

Sin embargo, la respuesta del futbolista no quedó ahí, pues añadió que cuando se habla de los jugadores, hay que dar nombres “Porque sino se nos está ensuciando a todos y alimentando de cosas que se dicen y no son ciertas”.

Resultados ¿discutibles?

Los resultados de Ernesto Valverde no fueron tan malos, pues el técnico español ganó la Copa del Rey y el trofeo de liga en la temporada 2017-2018, además fue campeón de liga en la temporada siguiente, 2018-2019. Sin embargo, muchos de los fanáticos consideraban que su estilo de juego debía ser más contundente.

A pesar que volvió campeón al Barcelona por dos años consecutivos, dos derrotas en concreto mancharon la constante carrera de Ernesto Valverde: la primera fue la eliminación en la Champions League de la temporada 2017-2018 a manos del equipo italiano Roma, en el que los azulgranas cayeron por gol de visitante.

Mientras que el otro fallo, fue la estruendosa caída contra el Liverpool el año pasado en la misma competencia, misma en la que los catalanes no reaccionaron a tiempo ante unos ingleses que jugaron con determinación.

Aunque el Barcelona podría ser campeón de su propia liga sin problemas, lo que piden los seguidores es hacerse del tan codiciado título europeo, la Champions League. Pues aunque ahora está en manos de Enrique Setién, los azulgranas deberían enfocarse más en hacer una gran actuación en el campo y no en los medios.

Regístrate a nuestro newsletter