Alcanzar la felicidad es quizá una de las metas humanas más antiguas y constantes. Los seres humanos buscamos ser felices de una u otra manera y en México, parece ser que el grueso de la población -de alguna u otra manera- lo ha conseguido.

Felicidad a la mexicana

En marzo del año pasado, un reporte entregado por la Organización de las Naciones sUnidas (ONU) indicaba que México se ubicaba en el lugar 23 entre los países más felices del mundo.

La posición es especialmente buena si consideramos que el listado considera a 156 y que para determinar los resultados se realizaron diversas encuestas en las que se cuestionó a los participantes sobre el apoyo percibido de amigos y familiares, libertad en la toma de desiciones, generosidad reconocida, emociones recientes y la percepción sobre la corrupción.

La edad más infeliz

Aunque esto es una realidad general para los mexicanos, cuando menos según lo reportado por loa ONU, lo cierto es que existe un segmento de la población que podría estar viviendo los peores y más infelices años de su vida.

Y es que como dice el dicho “todo lo que sube, tiene que bajar” los niveles de felicidad tienden a disminuir en momentos precisos de nuestra vida y este aspecto ha sido demostrado por la ciencia en una investigación que, incluso, determina cuál es la edad en las que las personas son más infelices.

El estudio elaborado en 134 países y dirigido por el economista David Blanchflower, profesor de la Universidad Dartmouth College y exmiembro del Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra, determina que hacia finales de los 40 años, las personas en la mayor parte del mundo expresan un sentimiento de infelicidad que suele ser constante y especialmente fuerte.

Esta investigación, que fue publicada durante días pasados por la Oficina Nacional de Investigación Económica de Estados Unidos, argumenta que existe una “curva de la felicidad”, con lo que mientras en la infancia y juventud sumos especialmente felices, pasando los 46 años una visión más realista del mundo así como la aceptación de que se ha llegado a un pico de desarrollo importante, los niveles de infelicidad se elevan.

De esta manera, en promedio, la edad mas infeliz de las personas que viven en países desarrollados son los 47.2 años, mientras que en naciones en desarrollo la edad dictada son los 48.2 años.

La explicación 

Desde el aspecto psicológico -y después de realizadas diversas encuestas a nivel mundial- la investigación concluye que este fenómeno se explica porque a finales de los 40 -cuando para muchos empieza el proceso de envejecimiento- las personas aprender a adaptarse a sus fortalezas y debilidades, con lo que sus aspiraciones inviables disminuyen de manera importante lo que tiene efectos en el estado de ánimo.

De igual manera, cuando una persona vive su cuarta década es más sensible a la vulnerabilidad frente a un contexto económico adverso, lo que hace más complejo lidiar con los desafíos de la vida en general.

Regístrate a nuestro newsletter