Hoy en día hablar de hábitos saludables es una tarea indispensable para mejorar nuestra calidad de vida y la forma en que aprovechamos los recursos que tenemos a la mano.

Estos son al menos cinco hábitos saludables, que te ayudarán a mejorar la calidad de vida con que cuentas.

1. Toma jugo de limón

Un shot de jugo de limón es un gran arranque para activar tu organismo, en especial tu sistema digestivo al alcalinizarlo, incrementando la actividad del sistema inmune y la hidratación que tiene un efecto a largo plazo en la salud de tu piel.

Si el jugo de limón lo puedes mezclar con agua tibia esto mejora la regulación de temperatura de tu cuerpo, además de que estimula órganos como el hígado, lo que favorece la eliminación de toxinas con que cuenta.

2. Medita

Meditar es uno de los hábitos que más tiempo lleva poder implementar en nuestra vida diaria, porque nos disciplina y llevar orden a nuestras vidas no es un proceso que adoptemos de un día para otro, se trata realmente de adquirir un hábito que va avanzando por una serie de etapas en las que se descubren prácticas que realmente te ayudan, vas acomodando los tiempos al resto de actividades que haces antes de salir de casa y finalmente es un proceso que toma tiempo en lo que se va a adaptando a nuestras vidas diarias.

3. Ingiere licuados

Los licuados son uno de los alimentos compuestos más importantes en la dieta de los mexicanos, por la complejidad de nutrientes que contienen y el impacto que tienen en el organismo al ser parte del hábito de las personas que hacen uso de estos.

Hoy en día hay una gran variedad de productos y alimentos listos, que facilitan la preparación de un licuado, solo que como cualquier dieta, es importante el equilibrio, es decir, si se trata de licuados de frutas, aprender a restar las porciones de glúcidos que se ingerirán el resto del día, pero si se trata de betacarotenos como el betabel, se puede caer en un exceso de pigmentación en la piel entre otros efectos que puedes consultar con un nutriólogo.

4. Bañarte con agua fría

Los baños de agua fría tienen un beneficio directo en la estimulación de la circulación y activación del sistema inmune, sin embargo hay personas que son sensibles a cambios de temperatura tan drásticos, por lo que debes descartar problemas en tu organismo, en caso de que decidas implementarla en tu rutina mañanera.

Una vez descartado esta condición, los beneficios de bañarse con agua fría o tomar un regaderazo de esta agua antes de finalizar tu ducha , además de que ayudan a enfocarte, te disciplina en tu rutina de baño.

5. Tiende tu cama

El almirante y miembro de la Marina de Estados Unidos William H. McCraven, ha sido uno de los mayores promotores de que tiendas tu cama.

Así es, esta simple y sencilla actividad es una de las conquistas más grandes que podrás hacer durante tu día, pues cuando regreses a tu casa con toda clase de problemas, objetivos no completados y estrés, entrarás a tu cuarto y encontrarás que al menos tuviste una conquista: haber tendido el lugar donde te dormirás.