Según los expertos, existe una brecha y retroceso, para los niños y las niñas en durante las vacaciones con respecto al aprendizaje que se adquiere. Para algunos, se deben reforzar los contenidos en verano más allá de dejar a los estudiantes descansar.

Ante esta interrogante nació una campaña que entrega recursos que despiertan la curiosidad e invitan el aprendizaje. Cercana a la fecha de salida de vacaciones de los colegios, algunos expertos advierten que el verano puede significar un retroceso en el aprendizaje de los niños.

Un estudio publicado en el American Educational Research Journal explica y alerta del diferente uso que hacen las familias del periodo vacacional, en función de su nivel socioeconómico, lo cual puede influir en el rendimiento escolar posterior y aumentar la brecha educativa.

Según la Asociación Nacional de Aprendizaje de Verano (National Summer Learning Association), los estudiantes que no participan en actividades enriquecedoras y didácticas durante las vacaciones de verano pueden perder cerca
del 22 por ciento de los conocimientos y las destrezas obtenidos durante el curso escolar ya concluido.


Opinión contraria es la que tiene el pedagogo y experto en educación con tecnología, Hugo Martínez, quien explica que “si los aprendizajes son significativos, no se deberían generar pérdidas de estas experiencias. Cuando los niños y niñas olvidan los contenidos, es porque no los aprendieron de verdad, sino que los memorizaron temporalmente para pasar una prueba.”

En ese sentido, explicó que para que los aprendizajes sean efectivos, deben crearse con base en la experiencia concreta y de forma vinculada al gusto por conocer algo nuevo.
Ahora, ¿qué pueden hacer los padres al respecto? ¿cómo se puede potenciar el aprendizaje logrado en el año?

Pelusa Orellana, vicedecana Académica de la Facultad de Educación de la Universidad de los Andes, explica que en las vacaciones lo ideal es que los niños descansen, es decir, que no continúen con el mismo ritmo del colegio. “Es un tiempo para cambiar de actividad, tampoco es para estar durmiendo 24 horas o estar todo el día en el televisor”.


Colegium creó una campaña que busca brindar consejos a los padres sobre cómo pueden reforzar contenidos, sin necesariamente obligar a los niños a estudiar e interrumpir su descanso, “equipando el juego generado naturalmente por niños y niñas en verano, con la mochila del aprendizaje”, explicó María Fernanda Díaz, jefa del área Pedagógica de Colegium.


La campaña #EnVeranoTambiénSeAprende consiste en ayudar a los padres con recursos fáciles, entretenidos y relacionados con las actividades que se hacen a diario en familia, para utilizarlos con sus hijos, creando aprendizajes significativos y/o consolidando los obtenidos en el año.