En Venezuela este día se han desarrollado múltiples protestas en contra del actual gobierno que encabeza Nicolás Maduro. Ante los hechos, diferentes naciones y organismos internacionales han manifestado su apoyo a las manifestaciones y su rechazo a Maduro por haber asumido el poder en proceso electoral que generó múltiples dudas.

México, sin embargo, no se ha pronunciado desde su gobierno acerca de esta situación y la razón según ha declarado su propio titular, Andrés Manuel López Obrador, es que la la actual Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Se trata del principio de No intervención, que prohíbe al Estado mexicano inmiscuirse en asuntos internos de otros países. Se funa en el Artículo 89, fracción X que indica que entre las funciones del mandatario mexicano está:

“Dirigir la política exterior observando principios normativos como la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias”.

Esa resolución, sin embargo, no se desarrolla en otros países, como Estados Unidos, que ya está en camino de romper las relaciones diplomáticas con el país sudamericano.

La ruptura se da en medio del reconocimiento que hace el gobierno de Donald Trump al opositor Juan Guaidó como presidente interino del país, mientras que a la administración de Nicolás Maduro no se le reconoce.