El lujo ha llegado a extremos creativos, con que las marcas buscan establecerse como un referente de exclusividad en el mercado.

La exclusividad que las marcas de lujo usan para diferenciarse y dar motivos a los consumidores del alto costo de sus productos, pone sobre la mesa dos polémicos casos.

El primero de ellos ocurrió con Prada, que lanzó al mercado un clip con un valor de dos mil 800 pesos, con la única cualidad de estar elaborado de plata y llevar el logo de la marca.

Un segundo caso es el que Louis Vuitton ha protagonizado, ahora que la marca tuvo la ocurrencia de lanzar un bolso que solamente sirve para cargar labiales.

El precio del accesorio es de 26 mil pesos y se trata de un minúsculo bolso con cadena para portarlo y el popular logo de la marca, en el cuero con que está cubierto el accesorio.

Con estos productos las marcas se han convertido en la burla dentro de redes sociales, porque la funcionalidad de estos productos no cumple con el precio con que están etiquetados.

Y no quiere decir que en el lujo se esperan productos funcionales que respondan al alto precio precio que tienen, para eso existe la categoría premium.

En marketing se explica que la categoría premium está conformada por productos de gran calidad y alto costo, Victorinox es una de estas marcas.

Redes sociales, un nuevo escaparate

Hablar de la burla que las marcas reciben en redes sociales tiene un argumento claro: se trata de un segundo escaparate donde los consumidores ven los aciertos y fracasos de estas firmas.

Tan importantes son estas plataformas, que incluso se han formado carreras muy serias en materias como social media marketing, donde se aprende a interactuar comercialmente en redes.

Las redes sociales han cobrado mayor importancia y las marcas tienen que estar preparadas a las reacciones que sus productos o campañas generan en el consumidor actual.

null

null