Recibe factornueve.com en tu email

Los escándalos más grandes en la historia de los Juegos Olímpicos

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Ante la renuncia del presidente del comité de organización de los Juegos Olímpicos de Tokio, Yoshiro Mori, tras comentarios sexistas que provocaron indignación en Japón y el resto del mundo, es inevitable recordar algunos otros escándalos en los que se han desarrollado durante el magno evento deportivo.

Fred Lorz

El corredor de fondo estadounidense Fred Lorz se ganó una ovación ensordecedora al cruzar la meta del maratón de los Juegos de St. Louis Missouri, en 1904, sin embargo, a los pocos minutos se descubrió que el participante había utilizado un auto para recorrer casi 18 de los 42 kilómetros de la carrera, vaya genio.

Los juegos de la amistad 

Foto: Bigstockphoto

Durante la época de la Guerra Fría, los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 sufrieron un boicot de 65 países, liderados por Estados Unidos, las naciones decidieron no asistir a la celebración deportiva.

¿Por qué? Un año antes, la Unión Soviética tenía presencia militar en Afganistán, lo que Estados Unidos consideró como invasión y violación al derecho internacional.

Sin embargo, la URSS no se quedó con los brazos cruzados, y en compañía de otros países alineados al bloque soviético, boicotearon los juegos de 1984 celebrado en Los Angeles, organizando su propio evento deportivo: ‘Los juegos de la Amistad’.

La primera mujer en ganar cinco medallas, y en perderlas 

Para los juegos de Sydney 2000, la estadounidense Marion Jones se consagró como la primera mujer en ganar cinco medallas de atletismo en un olímpico, tres de oro y dos de bronce, sin embargo, en 2007 reconoció ante el Tribunal Federal de Estados Unidos, que había hecho uso de esteroides, por lo que se le castigó con seis meses de prisión y la devolución de las cinco medallas.

Positivo en el antidoping 

En los olímpicos de Barcelona 1992, existió una fuerte rivalidad entre el canadiense Ben Johnson y el estadounidense Carl Lewis, ambos deportistas en los 100 metros planos. 

Johnson resultó victorioso, llevándose la medalla de oro e imponiendo un récord mundial de 9.79 segundos, hasta que días después se le retiró la medalla por dar positivo en doping; pero eso no fue todo, la medalla se le otorgó a Lewis, quien también resultó positivo.

Al final, fue casi imposible otorgar la medalla a algún competidor, ya que 5 de los 8 finalistas habían consumido drogas durante su participación.

También ve: The Times sentencia: Tokio cancelará Juegos Olímpicos

 

Alemania en apoyo al deporte 

Con la caída del muro de Berlín en 1989, se confirmó la sospecha de muchos sobre el dopaje sistemático de los atletas de la República Democrática Alemana, quienes habían ganado muchas medallas, pero no precisamente por sus habilidades y cualidades físicas.

“Tema de Planificación Estatal 14.25”, ese era el nombre del programa con el cual la Stasi le entregaba “cápsulas vitamínicas”, que en realidad eran fuertes dosis de esteroides, a los entrenadores y médicos de los atletas, quienes se las aplicaban sin su consentimiento.

Uno de los casos más populares fue el de Heidi Krieger , campeona de lanzamiento de bala y medallista de oro en los Campeonatos Europeos de Atletismo de 1986, a quien el uso excesivo de esteroides alteró tanto físicamente que optó por someterse a una cirugía de reasignación de sexo. Hoy se la conoce como Andreas Krieger, incluso tiene su propia película.

Andreas Krueger sostiene una foto suya de cuando era Heidi Krueger, campeona de lanzamiento de bala en los campeonatos de atletismo de 1986. (Crédito: Getty Images)

Andreas Krueger sostiene una foto suya de cuando era Heidi Krueger, campeona de lanzamiento de bala en los campeonatos de atletismo de 1986. (Crédito: Getty Images)

El escándalo fue tan grande, que las víctimas llegaron a los tribunales con una larga lista de casos de perjuicio como malformaciones mamarias, quistes, infartos, daños al hígado y riñones, efectos secundarios sexuales ante las grandes dosis de esteroides y testosterona e incluso la muerte.

¿Qué hizo el gobierno alemán? Les otorgó a los casi 200 atletas un pago único de 10 mil euros por los daños de la República Democrática Alemana a los deportistas de los Juegos Olímpicos

Más artículos