El presidente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), compartió este fin de semana el Presupuesto de Egresos de 2019, donde sobresalen sus proyectos.

El presupuesto cumple con la mayoría de las promesas del mandatario mexicano; desde las becas para jóvenes que no estudian ni trabajan, hasta recursos para el Tren Maya y la reconversión de la base de Santa Lucia en un aeropuerto comercial.

También contempla la reducción de salarios de altos funcionarios, la austeridad en los gastos personales del gobierno y se compromete mantener la disciplina fiscal, contribuir a la reducción de la deuda pública y no crear ni subir las tasas actuales de los impuestos.

Sin embargo, para cumplir con las metas de gasto –de 5 billones 778 mil millones de pesos– se recarga en dos elementos que, de acuerdo a los especialistas y a la trayectoria fiscal del país son difíciles de cumplir. Entre los que destaca un alza de 11% en el nivel de recaudación o cobro anual de impuestos.

Y un incremento de 6 por ciento en los ingresos provenientes de la venta del petróleo mexicano; cuya producción reporta una caída anual de 7.3 por ciento, con un promedio de 1.7 millones de barriles diarios. Así como un desplome de 23.5 por ciento en las exportaciones anuales de crudo.

Además, de acuerdo al Paquete Económico del próximo año, entregado por la Secretaría de Hacienda al Congreso, este 15 de diciembre, para lograr las inversiones necesarias en becas para jóvenes, apoyos para adultos mayores y programas prioritarios se castigó los recursos para una decena de secretarias.

Estas son las cifras clave del presupuesto:

Gasto total: 5 billones 778 mil 261 millones de pesos; 6.1 por ciento más frente a 2018.

Para financiar dicho gasto, la Secretaría de Hacienda plantea: ingresos tributarios –cobro de impuestos– de 3 billones 287 mil 605 millones de pesos; 330 mil 136 millones de pesos más que este año.

Y, esto último, implica que el SAT deberá aumentar 11 por ciento su nivel de recaudación; con la presión de que cumplir significaría recortar los programas y metas del gobierno.

Plantea ingresos por un billón 44 mil 956 millones de pesos en ingresos petroleros; 14.3 por ciento más que en 2018. Esto a pesar del retroceso anual de superior a 7 por ciento en la producción de crudo y la baja superior a 23 por ciento en la exportación del hidrocarburo.

El gobierno contempla ingresos por 821 mil millones de pesos, provenientes de organismos y empresas bajo el control del gobierno; con lo que en total –integrando todas las partidas– el gobierno obtendrá 5 billones 274 mill 420 millones.

Los 503 mil 841 millones de pesos restantes –para cumplir con la meta de gasto total de 5 billones 778 mil 261 millones de pesos– provendrá “de una mejor estimación ingresos del paìs”; así como del recorte a Secretarías, reducción del salario de altos funcionarios y las medidas de austeridad.