Las fotografías en la actualidad son trascendentales en redes sociales, especialmente en Instagram, en donde es esencial compartir imágenes para destacar en la plataforma.

Durante el 2008, las cámaras digitales vendidas se redujeron hasta 24 millones durante 2016, debido en gran parte a los smartphones. La caída comenzó en 2010, año en que los smartphones adquirieron la resolución de alta calidad en sus cámaras. Si a esto se le suma la portabilidad, la conexión instantánea a redes sociales y la comodidad de cargar sólo un dispositivo, resulta mucho más atractivo para los consumidores.

El 81 por ciento de los usuarios prefiere utilizar su smartphone para tomar fotos, el 55 por ciento lo hace con una cámara digital, 25 por ciento con tablet y el 24 por ciento con una cámara digital DSLR.

Es por ello que las aplicaciones se convirtieron también en fundamentales para mejorar las fotografías digitales con un clic. En la actualidad destacan cinco de ellas:

Lightroom. Tiene una variedad de funciones influenciadas por Adobe, desde el procesamiento de imágenes sin alterar demasiado la calidad final, uno de los puntos débiles de muchas otras aplicaciones.

Glitchr. Ofrece filtros que se encuentran en otras apps y que transforman por completo una fotografía sencilla, como: estética retro, como de VHS, 3D, GameBoy o Spectrum. 

Canva. Desde incluir paisajes, letras, hacer memes, logos, todo con una simple imagen que colocas en esta app favorita de los diseñadores que han encontrado en ella un refugio que simplifica las funciones de los editores de esta industria.

Vignette. Con más de 70 filtros y 50 marcos personalizables, la aplicación permite tomar una fotografía editarla de inmediato. Su funcionamiento y su interfaz son sencillos.

Photoshop FX. Sus efectos son los mismos que incluye Photoshop en su Basic, pero en mini. Te puede eliminar defectos que no quieres y gente detrás, dos básicos para muchas personas que viven de sus perfiles.