Al estilo de la cinta de Luis Buñuel, La Ilusión viaja en tranvía, es posible darse una vuelta por el Centro Histórico, Coyoacán, Tlalpan y Roma Condesa a bordo de este nostálgico transporte… bueno, en una bien lograda imitación.

La Ciudad de México esconde infinidad de rincones impregnados de historias, belleza y mucho arte; formas arquitectónicas de primer orden que vale la pena conocer y revisar con detenimiento.

Una manera de conocer muchas de las calles más emblemáticas de la ciudad es a través de los recorridos culturales en tranvía que desde hace casi quince años se realizan en la zona de Coyoacán y abrieron recientemente tres nuevas rutas: Centro Histórico, Tlalpan y Roma Condesa.

En realidad no son tranvías, son minibuses con una decoración que evoca este medio de transporte que fue columna vertebral de la infraestructura urbana en la primera mitad del siglo XX en la capital mexicana.

A bordo, un guía relata la historia, leyendas y datos importantes de la zona que se visita. Los edificios más emblemáticos del Centro Histórico de la Ciudad de México, tales como la Catedral Metropolitana, el Palacio Nacional, el Palacio Postal o la Plaza de Santo Domingo forman parte del recorrido.

El costo por persona es de 60 pesos en las cuatro rutas; la de Tlalpan nos lleva a la Casa Frissac, la Casa de la Cultura de Tlalpan, el Manantial de Peña Pobre y el templo de San Agustín, entre otros inmuebles. De la zona Roma Condesa, el tranvía nos lleva a los parques México y España, las plazas Río de Janeiro, Cibeles y a las emblemáticas construcciones del lugar. Estos recorridos turísticos están disponibles todos lo días en un horario de 10 a 20 horas.