Recibe factornueve.com en tu email

¿La creatividad de acaba con la edad? El verdadero asesino del ser creativo

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En muchas ocasiones la creatividad es uno de los factores determinantes para ser la diferencia entre un producto u otro, ya sea en el cine, un libro, una pintura o simplemente resolver un problema.

De acuerdo con la Real Academia Española de la Lengua la creatividad es la facultad de crear, la capacidad de creación y proviene del latín creare que significa engendrar o tener hijos e incluso en la antigüedad era ligada únicamente a seres divinos.

La creatividad viene determinada tanto por factores genéticos como ambientales o del entorno, por lo que como la mayoría de las conductas, la creatividad se ve afectada por muchas influencias diferentes.

La creatividad no solo se asocia con los factores genéticos, sino también con la energía de la juventud, pero hay muchos ejemplos que demuestran que la creatividad no desaparece, solo se modifica con el tiempo.

Según un estudio de la Universidad Estatal de Ohio hay dos tipos de creatividad, la conceptual, asociada a la juventud, y la experimental, relacionada con la experiencia propia. 

CREATIVIDAD
Foto: Bigstockphoto

El estudio analizó a 30 ganadores del Premio Nobel de Economía y encontró que existen dos ciclos de vida diferentes de la creatividad, el primero es el que afecta a algunas personas al inicio de su carrera o vocación y el segundo ocurre con más frecuencia en una etapa más tardía de tu vida. 

Cabe señalar que según este estudio, el pico temprano de creatividad de los ganadores del nobel de registro a mediados de los 20 años y el pico posterior para los años 50. Esta investigación respalda trabajos anteriores de los autores que encontraron patrones similares en las artes y otras ciencias.

“Creemos que lo que encontramos en este estudio no se limita a la economía, sino que podría aplicarse a la creatividad en general”, dijo Bruce Weinberg , autor principal del estudio y profesor de economía en la Universidad Estatal de Ohio. 

Para Weinberg, quien contó con la ayuda de David Galenson (profesor de Economía en la Universidad de Chicago), la creatividad va más allá de la juventud, pero todo depende del tipo de creatividad de la que se hable.

Los tipos de creatividad 

Conceptual 

Para los investigadores, los ganadores del premio Nobel empezaron su carrera con innovaciones “conceptuales” lo que los hace pensar fuera de lo convencional y presentar ideas nuevas de repente.

Asimismo, en el caso de los economistas, estos creativos suelen utilizar supuestos, demostraciones y ecuaciones, así como un apéndice matemático o una introducción a sus artículos para sustentar sus investigaciones.

Para Weinberg, este tipo de creativos llegan a alcanzar su punto máximo al inicio de sus carreras para luego sumergirse en las teorías ya aceptadas en cualquier campo en el que se desenvuelven. Esta suele aparecer entre los 25 a los 29 años.

Experimental 

Así como surge la creatividad conceptual, los innovadores experimentales son los que absorbieron diferentes conocimientos durante sus carreras y buscan nuevas y más creativas maneras de presentar su conocimiento acumulado, por lo que suele aparecer al final de las carreras de los ganadores. Aparece entre los 50 y 57 años.

En este caso, los creativos experimentales basan su trabajo en la inferencia directa de los hechos, por lo que sus artículos tienden a tener más referencias a elementos específicos, como lugares, períodos de tiempo e industrias o productos básicos.

Los verdaderos asesinos 

Si bien la edad no sería un problema para mantenernos creativos, existen otros motivos que podrían detener o deteriorar nuestra capacidad de imaginar nuevas soluciones o productos.

  • Las verbalizaciones suicidas. El expresar ideas negativas sobre nuevas experiencias aún antes de concretarlos o incluso realizarlos.
  • Asesinos de ideas. Las reacciones negativas de otros ante cualquier persona que busca generar un cambio suelen ser un desmotivador nato.
  • Ineficiencia. Al dejarnos ser controlados por nuestros miedos y debilidades perdemos el poder sobre nuestras ideas.
  • Boicot profesional. Empezar a poner peros antes de intentarlo, ignorar propuestas de cambio y señalar los errores previos suelen ser unos asesinos de ideas.

Para hacer frente a estos asesinos lo mejor es desarrollar nuestra creatividad en un entorno que nos permita cometer errores, estimular el juego, procesos divergentes y una cooperación constante que aparezca cuando se requiera. La mente podrá seguir siendo creativa siempre y cuando pueda cruzar las barreras que la limitan de forma inadecuada.

LEER MÁS 

3 fuentes de creatividad que necesitas si te encuentras corto de ideas

Más artículos