• Hay todo tipo de referentes que nos ayudan a entender la preferencia musical por los contenidos.

  • Hoy en día se han establecido referentes muy valiosos, para poder comprender a las audiencias a través del contenido que consumen y la música que escuchan.

  • La música se construye cada vez más entorno a preferencias por parte de las audiencias.

Escuchar la música se ha convertido en un hábito que no tiene desperdicio y en cambio, hay una serie de elementos que tenemos que comprender, para poder explotar al máximo la capacidad que hay en escuchar contenidos, sobre todo en este momento en que la contingencia ha obligado a un mayor consumo de música y videos, como una forma de explotar estos contenidos, con la finalidad de acompañar nuestras actividades diarias. Ante estos hábitos se establecen normas cada vez más relevantes, como aquellas con las que se ha podido definir el interés que han encontrado las marcas y no solo eso, el valor que encuentran los consumidores en tendencias. –

Misik – Making Sound Kool

La preferencia musical dictada por tus padres

Un interesante estudio conducido por Cambridge advierte qué podríamos estar heredando más que simples rasgos físicos de nuestros padres, pues algunas de las conclusiones a las que han llegado es que el ritmo musical impuesto por la rapidez con que caminaban nuestros padres, se impone en gran parte por la rapidez con que tienen que caminar. La rapidez establece un tempo específico, por lo que si la person tuvo padres de estatura baja y estos por lo mismo caminaban de forma apresurada, el ritmo acelerado en la música es una demanda casi obligada en los hijos de estas personas. Dentro del estudio se establece que los hijos de padres altos, al tener piernas más largas dan menos pasos para cubrir una distancia, por lo que se trasladan de forma más lenta haciendo que el tempo que se queda marcado en las persona busque ritmos más lentos. Para llegar a estas conclusiones se requirió de la participación de 115 bebés.

Regístrate a nuestro newsletter