El aceite nos ayuda mucho al momento de cocinar nuestros alimentos, pero el mal uso de este puede afectar seriamente nuestra salud. No importa de que estén elaborados estos si no los usas a una temperatura adecuada pueden perder su valor nutricional.

De acuerdo con Mayo Clinic, el aceite tiene una determinada temperatura a partir de la que empieza a descomponerse y perder algunas propiedades sanas. Esta temperatura se llama “punto de humo”.

Existen diferentes tipos de aceites y cada uno tiene diferente tiempo de cocción, incluso algunos son mejores que otros.

¿Cómo saber cuales son los mejores aceites?

Existen aceites con puntos de humo altos que son buenos para freír y sofreír a fuego alto, como el aceite de cacahuate, ajonjolí y soya. O están los de punto de humo moderado que son buenos para sofreír a fuego medio como el aceite de aguacate, maíz, canola y oliva.

Para elegir el que mejor te convenga la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) señala que este debe ser con menos de 4 gramos de grasa saturada por cucharada y sin aceites parcialmente hidrogenados o grasas trans, por lo que es importante que leas la etiqueta.

¿Existe una manera correcta para cocinar con aceite?

Como mencionamos antes el aceite se desintegra cuando llega a su “punto de humo”, por lo que si notas que el aceite llego a este antes de cocinar, lo mejor es que no continúes y lo deseches.

También es importante que no mezcles un aceite usado con uno nuevo, tampoco que sean de diferentes ingredientes, por el tiempo de cocción. Sí sientes que este huele mal lo mejor es que no lo utilices.

Por último, no reutilices el aceite. La Secretaría de Salud asegura que en la mayoría de los puestos ambulantes de comida suelen reutilizar el aceite varias veces y esto es uno de los principales motivos de las enfermedades gastrointestinales.

Entonces, ¿Qué puedo hacer con el aceite desechado?

No te preocupes por contaminar o desperdiciar aceite. Sólo debes esperar a que este se enfríe, ponerlo en una botella y cuando esté llena puedes llevarla a un centro de reciclaje.

Hoy en día existen empresas que recolectan y reciclan este aceite para someterlo a un proceso que lo transforma en biodiésel, que es un combustible sustentable hecho a partir de residuos.