Un buen inversionista sabe que la clave de una excelente operación es lograr una mezcla adecuada entre bajo riesgo y grandes resultados económicos. En este sentido, los bienes raíces representan una opción muy sólida. Por lo general son proyectos con rendimientos muy por encima de las opciones más seguras del sistema financiero. Al mismo tiempo, también son una gran oportunidad de hacer crecer el patrimonio sin que represente una apuesta peligrosa.

Por supuesto, hay un elemento crucial a considerar en esta industria: los contratos. Dentro de los bienes raíces, es fundamental no solo que exista un documento que especifique con gran claridad las condiciones de la operación. También tiene que tener ciertos elementos para que el inversionista inmobiliario tenga la certeza de qué puede suceder con su patrimonio. Sin embargo, no todas las personas que se lanzan a comprar un inmueble saben qué revisar.

Cinco puntos que debe revisar cualquier inversionista inmobiliario

Laura Mónica Arrambide, Broker de RE/MAX Si en Querétaro, apunta que hay varios puntos a los que hay que poner atención antes de firmar un contrato de bienes raíces. Primero, dice, el inversionista inmobiliario debe revisar la sección de Antecedentes. Ahí debe haber información general del edificio, desde sus características hasta su documentación legal. Asimismo, se debe revisar que la construcción esté en el Registro Público de Propiedad de forma correcta.

Por otro lado, la experta de RE/MAX asegura que hay que revisar la sección de Declaraciones. En ella, no solo se establece la personalidad jurídica del inversionista inmobiliario, sino también de todas las demás partes involucradas. En caso que estén envueltas personas morales, hay que especificar los datos de los apoderados. También éstos deben corroborar su capacidad de compromiso con los términos acordados a la firma del contrato, en los términos puntuales.

Asimismo, hay que revisar algunos detalles puntuales del contrato. El inversionista inmobiliario debe, según la especialista de RE/MAX, revisar claramente el Monto de la operación, así como las Fechas de pagos e incumplimientos. Por supuesto, también es importante que el contrato especifique desde un inicio quién será la parte encargada de conciliar entre ambas partes si existe una incompatibilidad de interpretación. De esta forma, la persona puede estar protegida.

Regístrate a nuestro newsletter