¿Cómo ahorrar en la oficina? 5 consejos clave

0
297
smart office oficinaS CDMX
Imagen: Bigstock

Ahorrar es algo primordial en estos momentos y no solo en la economía familiar sino en todos los ámbitos. En la oficina, por ejemplo, puedes ahorrar sin tener que hacerlo de forma drástica y sin que afecte al empresario. Así que lo mejor es empezar por pequeños gestos que disminuirán los costes. Sobre todo, el ahorro se puede hacer aplicando políticas de ahorro energético que repercutirán mucho a final de mes.

Si quieres conseguir un ahorro en la oficina, a continuación te vamos a ofrecer una serie de consejos clave para lograrlo de la forma más efectiva.

1.- Aprovecha la luz natural

Las luces solo deben estar encendidas cuando alguien está trabajando. Así que lo mejor es que instales tubos fluorescentes en los espacios que se requieran más luz y que tengan que permanecer más horas encendidos. Esta iluminación dura mucho más y consume mucha menos energía.

2.- Gasto en papel

Solo deberías utilizar papel cuando sea estrictamente necesario, así que aprovecha las dobles caras y pon una bandeja al lado de la impresora o en otro lugar en la que poner hojas en sucio y poder reutilizarlas para realizar anotaciones u otras tareas.

3.- Climatización

En verano debes poner el aire acondicionado a una temperatura que no exceda de los 24º y en invierno de los 20º. Estos niveles son aptos ya para el confort del personal de tu oficina y poder trabajar tranquilamente.

4.- Apagar ordenadores

En las oficinas se tiende a dejar siempre encendidos los ordenadores, así que una muy buena opción puede ser apagarlos a la hora de comer ya que esto reducirá el gasto energético considerablemente.

Si tienes que tenerlos encendidos por razón de trabajo o el parón va a ser de pocos minutos, por lo menos deja apagados los monitores ya que las pantallas son las que más gastan en los aparatos informáticos.

5.- Limpieza de las lámparas

También, aunque no lo creas, te puedes ahorrar un buen puñado de dinero si limpias con frecuencia las lámparas ya que la acumulación de suciedad hace que la luz se reduzca poco a poco y que, por inercia, se enciendan más luces con el fin de ver mejor. Así que si las lámparas están limpias solamente encenderás las luces necesarias.