Es cierto que internet llegó a resolver múltiples problemas de comunicación y de inmediatez para la realización de muchas acciones específicas, pero también ha dado lugar a acontecimientos virales que, por decir lo menos, resultan ser nocivos y francamente estúpidos.

Las redes sociales llegaron también a potenciar esta situación y desde hace varios años se suelen ver diferentes retos que la gente acepta llevar a la práctica, los cuales alcanzan la viralidad sin importar si son acciones inteligentes o dañinas… ya de esperar que sean acciones benéficas para la sociedad en su conjunto es mejor ni hablar.

El más reciente es el Carbon Callenge, que surgió en los últimos días de 2018 y las primeras semanas de 2019. Consiste en grabarse en video mientras se mete la cabeza en una bolsa de carbón vegetal, del que se usa comúnmente en parrilladas. Así, diferentes individuos quedan con la cabeza negra sin tomar en cuenta lo nocivo que esta acción puede resultar para sus pulmones.

Quienes aceptan el Carbon Challenge seguramente ignoran que a lo largo de la historia han sido las minas -de carbón y otros minerales- un elemento sumamente nocivo para la salud de las personas -sus pulmones, principalmente-, que con el paso de los siglos ha podido regularse para beneficio de los trabajadores y que tener contacto con este tipo de sustancias sin tener la necesidad de hacerlo se traduce en un verdadero e innegable síntoma de estupidez.

Como el Carbón Challenge han existido otros retos polémicos. El año pasado, por ejemplo, muchos aceptaron el llamado Chona Challenge, que consistía en bajarse del auto en movimiento y bailar a su lado al ritmo de una canción -en México, La Chona de Los Tucanes de Tijuana-.

Los accidentes y personas detenidas por las autoridades no se han hecho esperar, mientras que para otros usuarios la acción redunda en un vergonzoso acto que es exhibido a través de las redes sociales hasta alcanzar la viralidad…

Otro reto reciente es el Bird box challenge, que se inspira en la película de Netflix protagonizada por Sandra Bullock -en la trama, las personas tienen que permanecer con los ojos vendados porque de lo contrario morirán-. Así, las personas conducen con los ojos vendados y ponen en verdadero peligro su vida y las de los demás.

Algunas reflexiones apuntan a que este tipo de retos virales representan por sí mismos un reflejo de lo que la evolución es capaz de hacer: eliminar de manera natural a las personas menos aptas y más débiles -las más estúpidas también- y dejar a las más capaces de sobrevivir…