Cada vez esta más cerca el Día de los muertos, este se celebra el México los días 1 y 2 de noviembre. De acuerdo a datos registrados por PORFECO el 84 por ciento de los mexicanos celebran esta festividad.

Y sucede que esta fecha es una de las tradiciones más emblemáticas de nuestro país, tanto que el 7 de noviembre del 2013 fue nombrada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la UNESCO.

En estas fechas existe la creencia de que los muertos regresan de la muerte para visitar a sus seres queridos, por esto se acostumbra visitar los cementerios y colocar altares con las cosas favoritas de los difuntos.

Par esto es importante colocar el tradicional “altar de muertos”, este es la guía para que nuestros difuntos lleguen con nosotros. Dependiendo la creencia de cada familia este es armado por niveles.

Los más comunes suelen ser de dos, que representan el cielo y la tierra, pero también hay de tres que aparte representan el purgatorio y de siete que representan los pasos necesarios para llegar al cielo.

El altar de muerto más grande del mundo.

Adornado de flores, papel picado, catrinas, frutas y otros aditamentos típicos de la temporada, la entidad de Pachuca, Hidalgo busca romper el récord del altar de muertos más grande del mundo.

Este ya había sido roto por esta entidad en el 2017, con 846.48 metros cuadrados para la dimensión del altar de día de muertos, por lo que el nuevo altar debe ser más grande que este. 

Para avalar esto se contará con la presencia de un representante del Guiness World Records. El homenaje se realizará en la Plaza Juarez y podrá visitarse el 1, 2 y 3 de noviembre. 

¿Qué debe llevar mi ofrenda?

Lo principal es colocar la foto del difunto o los difuntos y después decorarlo con las tradicionales flores de muerto, la más conocida es la flor de cempasúchil, que sirve de guía para los espíritus a este mundo.

El pan de muerto es fundamental como parte de la ofrenda así como la comida y la fruta que le gustaban a nuestros difuntos. Además de agua, que según la ideología ayuda a que las almas se refresquen.

El copal o incienso por otra parte, sirve para purificar y limpiar el ambiente, junto a esto las velas, veladoras y cirios representan la luz que guía a las almas. Muchos agregan calaveras y papel picado para decorar, también una cruz que puede ser de cal, sal, pétalos de flores o aserrín.