Bill Belichick: más sabe el diablo por viejo que por diablo

Con 19 temporadas al frente de los Patriotas, Bill Belichick ganó su sexto Super Bowl, con lo que se perfila como el mejor entrenador de la NFL

0
16

Los Patriotas de Nueva Inglaterra se coronaron por sexta ocasión en la NFL, lo hicieron en uno de los partidos menos espectaculares de los últimos años, prueba de ello fue el resultado de la audiencia: 100.3 millones de espectadores.

La fórmula para levantar el trofeo Vince Lombardi fue sencilla, y mucho tiene que ver con el amplío camino recorrido por la dinastía Belichick-Brady, estudiaron al rival, se dieron cuenta de que no eran peligrosos y atacaron cuando tenían que atacar.

Así pues, hasta el cuarto cuarto del soporífero partido en Atlanta, fue cuando los Patriotas decidieron dar fin a un encuentro que no levantó al aficionado de su butaca; sobrellevar el duelo y ver la impotencia y desesperación de los novatos McVay (entrenador de los Rams) y de Goff (quarterback de Los Angeles) fue para Bill Belichick la forma de conducir sin riesgos un Super Bowl más.

Y es que a pesar de la división de opiniones, Belichick es uno de los entrenadores más importantes de todos los tiempos en la NFL, a lo largo del partido se mantuvo cauto, no arriesgo de más, mantuvo una defensa sólida, la cual tampoco tuvo un trabajo exigente.

Simplemente, cuando Nueva Inglaterra decidió que era momento de amarrar el resultado lo hizo.

A Belichick le queda por delante el reto de convertirse en el entrenador del equipo con más anillos de Súper Tazón, siendo además el responsable de la obtención de todos los campeonatos logrados en un equipo que hasta hace poco no resultaba ser una referencia de este deporte.

Los Patriotas, que estuvieron cerca de no clasificar a la postemporada, debido a un par de derrotas en diciembre, mostraron que se debe adquirir compromiso y fuerza en el momento importante.

Ahora tocará afrontar su temporada número 20, buscar su décimo título de la AFC, pelear por el séptimo Super Bowl, y aunque siempre lo perseguirá la sombra de las trampas, se trata de un revolucionario de un deporte que no hace nada más que crecer en espectáculo y en ingresos.