Al salir de casa siempre verificamos traer las llaves en la bolsa, no dejar la luz encendida o no dejar abierta la llave del agua. Sin embargo, a menudo se olvida algo no menos importante para tu cartera y el medio ambiente: desconectar los electrodomésticos.

Todos los electrodomésticos generan un impacto negativo en la atmósfera y los sistemas ecológicas. De lejos, un refrigerador o un microondas pueden parecer aparatos inofensivos, pero instituciones como el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible y la Agencia Mundial de Energía ya han comprobado que estos objetos tan útiles en la vida diaria generan equivalente de dióxido de carbono (CO2), mismo que luego se va a la atmósfera como parte de los gases de efecto invernadero y acelera el calentamiento global.

Por eso es recomendable desconectar los electrodomésticos cuando uno no está en casa. De acuerdo con estadísticas del Banco Mundial, México figura en el lugar 13 de los 20 países que más dióxido de carbono generan en el mundo. De hecho, nuestro país se unió apenas a la Agencia Mundial de Energía en septiembre del año pasado, al convertirse así en la primera nación miembro de ese organismo en Latinoamérica.

¿Cuánta electricidad consumimos y cuánto daño generamos?

Según la calculadora ambiental Ecopassenger, un ciudadano europeo emite una tonelada de carbono al mes para realizar sus actividades básicas: alimentarse, transportarse, calentarse, enfriarse, conectar sus aparatos y entretenerse.

Según estadísticas de la marca de electrodomésticos Honeywell y la Organización de Consumidores y Usuarios de España, los módems y las televisiones son los aparatos electrónicos que más electricidad consumen (y por tanto que más contaminación generan).

Otro dato: dejar la puerta del microondas abierta puede incrementar su consumo de energía a 25 watts, cuando el consumo promedio con la puerta cerrada es de 3.8 watts. Además, los estéreos o equipos de sonido apagados consumen 8.4 watts, pero por las luces o el servicio de reloj esta cifra puede aumentar hasta 14.4 watts.

Según tarifas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), usar la lavadora durante dos horas es el equivalente a tener 22 focos encendidos de 100 watts cada uno. Es decir, el consumo total de energía sería de 2,200 watts.

Si se ve la televisión por seis horas, se gastarán 350 watts, el equivalente a tener encendidos 3.5 focos de 100 watts cada uno. El aire acondicionado también genera un gran consumo de energía eléctrica (y una gran cantidad de gases de invernadero): mil 200 watts por un periodo de ocho horas, que es lo mismo a tener encendidos 12 focos de 100 watts por hora.