América vs Cruz Azul, capítulo 0

0
350
Imagen de Twitter @ClubAmerica

El duelo del partido de ida de la final del torneo Apertura 2018 entre América y Cruz Azul resultó ser un pésimo espectáculo en una cancha que dejó qué desear; de tal modo que todo queda abierto para el duelo del domingo entrante.

Durante la previa, se escribieron múltiples reportes de prensa al tiempo que se discutieron por horas en los espacios dedicados al deporte sobre lo jugadores, el parado táctico, las variantes, las experiencias, los banquillos, entre otros tópicos.

La realidad es que el partido del jueves fue una muestra de que a todo el entorno del futbol profesional en México poco o nada importan los aficionados, y es que el seguidor de ambas instituciones gastó una suma considerable en caso de que haya tenido la fortuna de poder comprar sus boletos sin acudir a la reventa.

Esto sin contar el tiempo destinado para el traslado al estadio, los gastos al interior e incluso de transporte.

Otro punto a destacar es que se hizo evidente la falta de amor por la camiseta, prácticamente ninguno de los 28 jugadores (cada equipo realizó sus tres cambios) que pisaron el terreno de juego mostraron iniciativa, convicción, ideas y menos claridad para ofender a su rival.

A pesar de que sobró el músculo por encima de la razón, esta final tiene, y de sobra, todos los elementos para ser una final atractiva, más allá de que se trate del líder y sublider de la tabla general, la historia de ambos equipos y su rivalidad es motivo suficiente para que la calidad y la emotividad sean los ingredientes que acompañen la serie que definirá al campeón del futbol mexicano.

Ojalá que el próximo domingo la actitud mostrada por ambas escuadras sea distinta, que las ganas de ganar estén por encima del miedo a perder y, que las aficiones aprendan a convivir tanto desde el lugar del ganador como del vencido.

Afortunadamente quedó atrás un juego que no hizo más que lastimar al futbol mexicano, que provocó enfado e indiferencia, que evidenció incluso que la falta al jugador local no está justificada, ayer en la césped del Azteca eran más los jugadores extranjeros y su “calidad” por encima del mexicano brilló por su ausencia, y que demostró una vez más que lo económico está por encima de lo deportivo.

No obstante, el fin de semana estará cargado con discusiones sobre el posible campeón, el estadio lucirá repleto y el juego será motivo de conversaciones digitales que logren la tendencia, solo que esperar que todo este escenario alrededor de la pelota sea acompañado por los actores principales de la función: los jugadores.