Recibe factornueve.com en tu email

76% de las vacunas Covid-19 se han administrado sólo en 10 países

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Las vacunas contra el coronavirus Covid-19 se han convertido en un nuevo tesoro para cientos de países, tanto así que del total de dosis aplicadas hasta el día de hoy, el 76 por ciento se concentran en tan solo diez países. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), pese a todos sus intentos para equilibrar la balanza, tres de cada cuatro de las 566 millones de inyecciones contra el SARS-CoV-2, se han concentrado en los 10 países más ricos del mundo.

Aunque la vacunación ya dio inicio en 177 naciones, aún faltan 36 más de las pertenecientes a la OMS por iniciar, por lo que para el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, que la mayoría se agrupe en tan pco países es perjudicial para toda la comunidad internacional.

“Esta continuada desigualdad es contraproducente en un momento en el que las variantes del coronavirus están retrasando la recuperación económica”, afirmó de nueva cuenta el experto etíope.

Desde una rueda de prensa en conjunto con el Ministro de Cooperación alemán, Gerd Müller, Tedros insistió que la mejor forma, y las más rápida, para terminar con la pandemia es por medio de una vacunación igualitaria. 

Müller, representante germano que se reunió con la OMS para analizar un aumento de la colaboración de Alemania con la organización en la lucha contra la pandemia, aseveró que sí es posible proporcionar vacunas para un “20 o 30 por ciento de la población de los países en desarrollo”.

 

También ve: Aún es prematuro predecir el fin definitivo del Covid-19, aún falta mucho: OMS

 

Sin embargo, el Ministro dijo que para que se consiga, la OMS necesita invertir 25 mil millones de dólares adicionales a los que ya invirtió hasta ahora en su campaña contra el coronavirus Covid-19.

Asimismo, el funcionario señaló que podría haber un aumento en la producción de vacunas contra el SARS-CoV-2 recurriendo a empresas o fábricas en países como India o algunas naciones africanas, pero para ello las farmacéuticas deberían suspender sus patentes y algunos países no están dispuestos a aceptarlo.

Ya inició la batalla por las patentes 

A pesar de que la vacunación por Covid-19 creció poco más del 50 por ciento en el último mes, en comparación con marzo de 2021, esta se sigue concentrando en las mismas naciones.

Ante ello, países como la India y Sudáfrica, así como otros países de bajos y medianos ingresos le solicitaron a la Organización Mundial de Comercio (OMC) que intervenga para poder producir masivamente y de forma más accesible la dosis contra el SARS-CoV-2.

¿Por qué a la OMC y no a la OMS?

Esto se debe a que la OMC se encarga de regir los acuerdos sobre los derechos de propiedad intelectual relacionados al comercio, lo que incluye las patentes de las vacunas. 

¿Qué es y cómo funciona una patente? 

Una patente se encarga de proteger la propiedad intelectual de un producto para que no pueda copiarse, por lo que en la industria farmacéutica cuando se descubre y desarrolla un nuevo medicamento, únicamente la empresa que patentó el descubrimiento puede fabricarlo. 

Ante esto, es la misma empresa quien controla el precio y la producción de fármaco, por lo que los precios pueden elevarse gracias a la “exclusividad” de la fórmula, logrando que sea inaccesible para algunos.

También ve: Las 5 vacunas contra el coronavirus Covid-19 de China

Algunos se oponen 

A pesar de que la iniciativa de la India y Sudáfrica busca que las farmacéuticas compartan sus tecnologías con otros países suspendiendo los derechos de propiedad intelectual de las vacunas solo mientras dure la pandemia, los países más ricos se niegan a hacerlo.

Naciones como Estados Unidos, Reino Unido, Suiza y algunos países europeos, argumentan que esas patentes son necesarias para incentivar la investigación y el desarrollo de medicamentos a los inversores privados.

Asimismo, estas naciones afirman que las regulaciones actuales son “suficientemente flexibles” para permitir a los fabricantes de las vacunas establecer acuerdos bilaterales suficientes con los productores genéricos.

“Creo que la PI (propiedad intelectual) es una parte fundamental de nuestra industria y si no proteges la PI, entonces esencialmente no hay ningún incentivo para nadie para innovar”, declaró en mayo Pascal Soriot, presidente ejecutivo de la empresa AstraZeneca.

No obstante, se ha especulado que las farmacéuticas recibieron miles de millones de fondos públicos de algunos países para el desarrollo de las vacunas covid-19, a cambio de este financiamiento, estos países aseguraron las dosis suficientes para inmunizar a toda su población, señaló un informe publicado en febrero en la revista médica The Lancet.

¿La patente es el problema? 

La industria farmacéutica asegura que no son las patentes las que están provocando una escasez de vacunas en los países de medianos y bajos ingresos, sino los cuellos de botella que han surgido durante su producción ante la capacidad, escasez de materias primas e ingredientes.

Según Thomas Cueni, director de la Federación Internacional de Productores y Asociaciones Farmacéuticas (IFPMA), la clave está en el conocimiento que muchas veces se mantiene en secreto entre las farmaceúticas.

Asimismo, cabe señalar que algunos de los países en los que la vacunación ha crecido exponencialmente no pertenecen a los que se niegan a compartir la información sobre la vacuna, por lo que los acuerdos bilaterales podrían ser suficientes, si la producción y distribución mejora.

LEER MÁS 

México: Por qué se aplican menos vacunas Covid-19 de las que llegan

Más artículos