Para los fanáticos del café, Starbucks se ha convertido en uno de los lugares más especiales para satisfacer su antojo. La marca de cafeterías ha encontrado la manera de vender algo más que café a sus visitantes; diversos especialistas apuntan a que la experiencia generada en cada uno de sus establecimientos es lo que en realidad le ha permitido posicionarse como líder del sector.

De esta manera, no resulta extraño que a nivel mundial la firma, de acuerdo con sus reportes, registre más de 80 millones de clientes cada semana, lo que es igual a 3 mil 840 millones de personas atendidas cada año. Con estos números, Starbucks genera ingresos por más de 22 mil 390 millones de dólares (2017), de acuerdo con datos de Statista.

El juego de la experiencia

La marca de cafeterías se ha destacado por ser especialista en el diseño de experiencias, lo que de manera inmediata se ha visto reflejado en sus números de negocio.

Los consumidores están dispuestos a pagar el precio (que para muchos resulta elevado) de una taza de café y un panecillo por la experiencia que supone disfrutar de estos alimentos en alguna de sus cafeterías. La compañía es consciente de este valor.

Recientemente la compañía informó que cerrará cerca de 150 tiendas propiedad de la empresa durante este año. La cifra representa el triple de la cantidad que año con año acostumbra cerrar.

Esto podría parecer contradictorio al plan de abrir, durante el siguiente año, 400 puntos de venta; sin embargo, la idea es dar más valor a la marca y su negocio aprovechado la ubicación de sus establecimientos.

Se trata de fortalecer el estatus de la marca así como la experiencia que se puede entregar a los clientes en cada punto de venta para evitar la canibalización y dar prioridad a la penetración en nuevos mercados.

Siempre hay espacio para el ahorro

Si bien los consumidores son conscientes de este juego e incluso lo aplauden, lo cierto es que seria una mentira afirmar que los clientes están dispuestos a pagar cualquier costo. Aún cuando satisfacer el antojo (tanto de un café como de la experiencia) es importante para las personas, cuidar la salud del bolsillo es una tarea que ocupa un lugar prioritario, razón por la cual compartimos cinco consejos que te ayudarán a ahorrar cada vez que visites un Starbucks:

Pide el “tamaño secreto”

El menú de Starbucks es simple; cuando menos a primera vista existen tres tamaños disponibles: Alto (12 onzas), Grande (16 onzas) y Venti (20 onzas). Sin embargo, la firma tiene un tamaño secreto con el que podrías ahorrar algo de dinero. Basta con pedir cualquier bebida como un Short, para recibir 8 onzas por un costo menor que el tamaña Alto.

Un vaso por diez centavos 

Cuando los clientes llevan una taza o vaso reutilizable, su cuenta se reduce 10 centavos. Quizá no parezca mucho cuando visitas de manera ocasional uno de estos establecimientos, pero si eres un amante de la marca y sus productos y tu consumo es heavy, el ahorro se verá reflejado a largo plazo.

No más taza por taza

Si vas a pasar un largo tiempo platicando o trabajando en un Starbucks, lo más recomendable es pedir una prensa francesa del café de tu elección, producto que resultará más barato que comprar varias tazas de manera individual.

Refill

Si tienes una tarjeta Starbucks Rewards puedes pedir un refill de tu café del día. Lonque debes considerar es que tienes 3 horas desde que compraste la primera taza para hacer válido dicho beneficio.

La misa dosis de café

Si la razón por la que compras un latte o capuccino tamaño venti es porque necesitas dosis extra de cafeína, te recomendamos pedir el tamaño grande porque ambos tienen la misma cantidad de cafeína: 150 mg; lo único que cambia es la cantidad de leche y espuma.