La productividad es una de las características más valoradas por las compañías en la actualidad, incluso si se tienen que realizar ajustes en las oficinas u horarios, las firmas buscan estimularla.

Se trata de un aspecto clave no sólo en una empresa, también en la economía de un país. Según datos de Addeco Group, la productividad al interior de las pequeñas y medianas empresas en México -pymes- se coloca en un lejano lugar 70 de 125 países con respecto a la competitividad de sus trabajadores.

Esto indica que el país no está ganando la batalla en cuestión de productividad y puede deberse entre muchos otros factores a la fatiga. El mexicano puede implementar al menos cinco maneras de despertar en la oficina, sin la necesidad de recurrir al café, que si bien es una bebida consentida, también es cierto que mancha los dientes.

Además, algunas personas no llevan bien sus efectos, por lo que buscan alternativas como las siguientes:

Masticar chicle

El acto de masticar aumenta el riego circulatorio y eso activa ciertas regiones del cerebro, esto hace que te mantengas alerta y no necesariamente consumido chatarra, que a la larga puede ocasionarte obesidad.

Respirar profundamente

Al respira con calma, el ser humano transporta más oxígeno a diferentes partes del cuerpo y así se aumentan los niveles de energía.

Más luz natural

La luz natural ayuda a mantener actividad en el organismo, ya que enciende zonas del cerebro como el hipotálamo, por lo que si tu empresa en general no es muy productiva, la razón es que le hacen falta ventanas.

Bebe mucha agua

Beber agua ayuda a lubricar las articulaciones y a aumentar el flujo sanguíneo para transportar nutrientes como el oxígeno y los carbohidratos, además te ayudará a liberar toxinas y finalmente bajar de peso.

¡Levántate!

Deberás practicar alguna actividad física en la oficina, da unos saltos, camina, para que la fatiga desaparezca, salta un poco en el baño, sal a respirar un momento.